web analytics

¿Contratos sin licitación, pago de favores?

Raúl Flores Martínez.

Cuántos discursos sobre la moral y la corrupción que hay en México escuchamos durante años, sobre todo los que tenían que ver con contratos a empresas amigas de anteriores gobiernos.

Algo que el actual gobierno, el gobierno de la transparencia, está haciendo, es caer en el viejo juego de dar concesiones a los “amigos” a través de contratos si licitación.

Un estudio de Mexicanos Unidos Contra la Corrupción y la Impunidad, basado en el portal de ventas del gobierno federal, Compranet, da a conocer que, de manera directa, se han otorgado 21 mil 131 contratos del periodo enero-marzo del presente año.

Las tres dependencias gubernamentales con más adjudicaciones directas son el IMSS, con el 59 por ciento de las adjudicaciones; Diconsa, con el 99 por ciento; y el ISSSTE, con el 72 por ciento.

Pero quien se lleva los laureles es la Secretaría de la Función Pública, dependencia supuestamente encargada de evitar la corrupción, que en adjudicación directa ha dado el cien por ciento de contratos a diversas empresas o prestadores de servicios, sin entrar en un concurso mercantil.

También las Secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Marina-Armada de México y Cultura, han dado contratos sin licitaciones en distintos rubros.

Uno de los casos más sonados son el de Fonatur, que adjudicó de manera directa tres contratos para servicios de asesoría, estructuración jurídica y análisis económico financiero para el Tren Maya, que sumaron 99 millones 870 mil pesos.

23 mil 131 contratos otorgados de manera directa, sin un concurso mercantil tan sólo en tres meses, contratos que nadie sabe si los dueños de las empresas o prestadores de servicios son amigos, compadres o simplemente se les está pagando un favor.

Con estas acciones, nos damos cuenta de que la forma de gobernar de este nuevo gobierno es la misma que se ha dado durante sexenios para el beneficio de amigos o pagos de favores.