web analytics

Sor Juana cambia el hábito por gabardina para resolver crimen

0
162

México .- En México y el mundo se han escrito libros sobre la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz suficientes para llenar varias bibliotecas. Sin embargo, leer una novela donde la “Décima Musa” se erige como detective para aclarar el asesinato de una monja-criada en el Convento de San Jerónimo, es algo que se antoja inverosímil.

Sacar a la monja jerónima de su entorno habitual y darse esa licencia literaria, es algo que recientemente hizo el autor mexicano Óscar de Muriel, Doctor en Ingeniería Química, escritor, violinista y traductor, en su libro Muerte en San Jerónimo. “No es una biografía ni una lección de historia; es una novela negra de ficción para todo tipo de público”, aseguró.

En entrevista con Notimex, De Muriel informó que en la trama aparece muerta una monja-sirvienta en el interior del convento al que llegó Sor Juana con la finalidad de entregarse a la reflexión y a la creación literaria. “A ella se le encomendó la investigación y eso, es un caso inédito, porque nunca antes se le había dado un papel en una novela de ficción”.

Explico que es un libro divertido y nada más. No es una biografía ni otro análisis de su obra literaria que cubre poesía, villancicos, prosa y otros géneros que la monja cultivó con maestría. “Este personaje de las letras mexicanas ha sido tratada por la literatura con cierta solemnidad, y ahora, sin perderle el respeto y la admiración, la meto a la ficción”.

La historia tiene lugar en el actual ex convento de San Jerónimo en la Ciudad de México, durante la época virreinal que tocó vivir y producir a la monja cuyo nombre de pila fue Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana. La obra completa es una trilogía del autor de la serie Frey & McGray, publicada inicialmente en el Reino Unido y traducida a cinco idiomas.

“No recuerdo en qué instante pensé en colocar a Sor Juana Inés de la Cruz ni cómo es que la comparo con Sherlock Holmes, el detective de ficción de la pluma del escritor escocés Arthur Conan Doyle”, comentó el entrevistado, quien se dijo admirador desde siempre de ambos personajes, así como de la novela negra y la literatura fantástica.

Desde su perspectiva, Sor Juana Inés de la Cruz tuvo verdadera inteligencia y dotes para desarrollar una brillante carrera de detective. “Tuvo los elementos para ser investigadora, porque sabía de ciencias y artes, astronomía, política y conocía todas las estrategias que se manejaban en el palacio virreinal. Además, supo acercarse a personajes importantes”.

Oscar de Muriel nació en la Ciudad de México en los años 80, y actualmente divide su tiempo entre México y el norte de Inglaterra. “Sor Juana Inés de la Cruz sabía a la perfección cómo funciona la mente humana,”, dijo el escritor, quien observa numerosas cualidades en la poeta mexicana por antonomasia, que la hacen imaginar como una buena detective.

Lo cierto, añadió Óscar de Muriel, es que no fue solamente un crimen el sucedido en San Jerónimo. Ni dos. Sin tener el dato preciso, se sabe que de acuerdo con la trilogía fueron varios los asesinatos los que se registraron en el interior de ese enorme inmueble religioso y que tocó a Sor Juana conducir las investigaciones para atrapar al o a los culpables.

Muerte en San jerónimo será presentado este sábado a las 14:00 horas en una librería en la capital del país, con los comentarios del también escritor mexicano Pedro J. Fernández, autor de Los pecados de la familia MontejoLa última sombra del Imperio y Yo, Díaz, y el autor.

Aunque originalmente el libro estaba enfocado a lectores de los 12 a los 20 años de edad, ha sido acogido por adultos hombres y mujeres, quienes tienen en este volumen un libro ligero y entretenido, de lectura ágil que no está diseñado para enseñar historia, pero el lector aprende a través de sus páginas, y sin darse cuenta, se adentra en la vida cotidiana de la monja-detective.

NTX