web analytics

Los 16 mil echados de Josefa González

0
513

Rubén Cortés.

La exsecretaria de Medio Ambiente, Josefa González, debe sentirse feliz como un soldado que evacuan de una batalla y, mientras se aleja en la ambulancia piensa: “Ahí viene el desastre… pero yo ya no estaré”.

Porque su prepotencia de retrasar 38 minutos un vuelo de Aeroméxico el viernes le vino de perilla: la obligaron a renunciar a un puesto en el que, en apenas cinco meses, había registrado uno de los más grandes daños administrativos y ambientales de la 4T.

En ese tiempo despidió a 16 mil 630 trabajadores, de acuerdo con un documento de la Semarnat, con el cual informó que cuenta el diario El Universal. Josefa González pasó la cuchilla a todos los niveles:

Cinco mil 342 de los echados se desempeñaban en plazas de confianza y 11 mil 288 trabajaban en puestos de base-operativos. Es decir, miles de familias mexicanas viven hoy una situación económica difícil por una decisión de ella.

Los despidos, junto con el recorte de recursos que aceptó (en especial el de mil 229 millones de pesos al Consejo Nacional Forestal) incubaron el huevo de un desastre que va a descascarar con el paso de los meses, aunque ya se ha observado algo, con una serie de incendios en todo el país.

Josefa González dejó el registro de incendios forestales en cuatro mil 425 en una superficie de 153 mil hectáreas repartidas en 30 estados. O sea, con Josefa González en Semarnat se registraron en cinco meses más incendios que en todo 2018, cuando hubo cinco mil 122.

La ya exsecretaria desapareció el programa de empleo temporal que capacitaba a los brigadistas que solían enfrentar el fuego en los bosques y le quitó el 40 por ciento de los recursos a la protección de las áreas naturales protegidas.

Si una imagen perseguirá a Josefa González no será la de decenas de pasajeros afectados por su orden de detener un vuelo de Aeroméxico, sino una fotografía satelital de la NASA que muestra el mapa de México cubierto de incendios forestales: México todo de rojo.

O la del Caribe mexicano, cubierto de un millón de toneladas de sargazo que, según la UNAM, por su producción de arsénico, está matando a ejemplares de 72 especies de peces, langostas, pulpos, caracoles y pepinos de mar. Un desastre que apareció con Josefa González.

Josefa González puso a México a apostar por el uso del carbón y suspendió las subastas de energías limpias, aun cuando nuestro carbón es el más sucio y contaminante del mundo y por ello las centrales carboeléctricas mexicanas debían cerrar en 2026.

Todo eso hizo Josefa González en seis meses. Y todo eso la perseguirá.

Lo del vuelo de Aeroméxico es anécdota.