web analytics

La prueba del ácido y el llamado a la unidad… electoral

0
441

Miryam Gomezcésar.

Tras una intensa semana por las actividades en la agenda nacional, a la temporada de huracanes que hoy inicia oficialmente, el presidente norteamericano Donald Trump, en el umbral de la firma del T-MEC, se anticipó con amenazas de imponer aranceles a todos los productos mexicanos si el gobierno mexicano no resuelve el problema migratorio. Si bien esos reclamos deben tomarse en el contexto de su lucha por la reelección, también se deben analizar con cautela por lo que representa para la economía, el intercambio comercial y la estabilidad social, un anuncio tan desquiciado.

El efecto fue inmediato. Se reflejó internamente en el movimiento cambiario y en el de los mercados. En la más famosa avenida de Nueva York, Wall Street, donde se ubica la bolsa de valores y cotizan las marcas automotrices internacionales más importantes, tuvieron pérdidas que alarmaron a los dueños de la industria y a sus gobernantes.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, resiste e insiste: “Nada por la fuerza, todo por la razón y el Derecho”. Pasar por la prueba del ácido, no es fácil, tal vez por eso en la conferencia matutina desde las instalaciones de Palacio Nacional, el día de ayer,  tras recordar que no es cobarde ni timorato, hizo un llamado a la unidad de los mexicanos para enfrentar tan inesperada y compleja situación.

La respuesta no se hizo esperar, muy pronto llegó el respaldo de los sectores desde el empresarial, iniciando por el dueño del Grupo Carso, Ing. Carlos Slim Helú, el Consejo Coordinador Empresarial, la Coparmex, entre muchos otros dentro y fuera del país, hasta el ex candidato José Antonio Meade Kuribreña, en un momento oportuno, escribió un generoso mensaje para que todos lo lean en sus redes sociales, pidió a todos cerrar filas en torno a AMLO, en este momento crucial.

Del exterior también se recibieron muestras de apoyo. Aunque el tema opacó momentáneamente otros importantes como la orden de captura de Emilio Lozoya Austin y familiares, así como la programada  instalación de la primera piedra para el inicio de construcción de la refinería Dos Bocas.

Desde luego no faltaron comentarios de otro tono como el ex canciller Jorge Castañeda G., que al comparar la carta de AMLO a Donald Trump “con una respuesta de miss universo: estoy a favor de la paz mundial”, su ingeniosa suspicacia en su cuenta de twitter, así como comentarios de otros y otras, fueron comentados como muestra de la polarización social actual de la que tanto se habla, preocupa y no cede.

Sobre el fenómeno migratorio en el continente americano todos voltean a México, pero el problema debe ser enfrentado por los gobiernos de los países que ocasionan esos éxodos multitudinarios de cientos de familias que, por la razón que sea, deciden abandonar su presente y su pasado en busca de elevar su calidad de vida, sin que esos irresponsables líderes muestren el más mínimo sentido humanitario hacia sus gobernados.

Quedan muchas interrogantes sobre el tema migratorio que, para quienes vivimos en un estado como Quintana Roo, con una población habitante preponderadamente inmigrante poli-étnica y multicultural, principalmente en la zona norte, sabemos que por ser puerta de entrada al país por cielo, mar y tierra, las condiciones geográficas están dadas para el ingreso irregular de cualquier elemento ante la vorágine de traficantes y/o polleros dispuestos a experimentar atravesar las vulnerables fronteras.

Su porosidad ha permitido el ingreso indocumentado de personas de todas las procedencias que encuentran en la línea divisoria cierta facilidad vinculada no únicamente con la corrupción en las garitas sino en la facilidad para atravesar por ríos y espacios boscosos. Por ahí han logrado traficar todo lo imaginable.

También en esta azarosa semana se dio el encuentro de AMLO con los gobernadores panistas (¿lo hará con el perredista que queda?) en Palacio Nacional, para hablar de reconciliación, según comentó el presidente. Se supone que cada mandatario llegó con sus asuntos pendientes urgentes bajo el brazo, ahí también participó Carlos Joaquín González.

Se desconoce si abordaron temas como el tratamiento del sargazo, la inseguridad, el  Tren Maya, más el inminente y más importante de  cara a su futuro político que son los pormenores de la jornada electoral de mañana en el contexto de la insistencia de los partidos, incluido el Morena, de exigirle sacar las manos del proceso. No se trata de algo menor, pero el gobernador lo ha soslayado hasta el momento.

Aunque Carlos Joaquín ha dicho a propios y extraños en diferentes ocasiones que, pasada la jornada, sean cuales sean los resultados, hará los cambios necesarios en su equipo para reforzarse. Si bien es cierto que su personalidad ecuánime y hasta indiferente ocasionó los excesos de sus colaboradores y funcionarios, hay una realidad de desorden insostenible que demanda atención inmediata, los focos rojos en su gobierno desde su inicio han estado a la vista de todos.

Sin embargo, hay otros temas que merecen atención, reflexión y cambio de aquellos funcionarios que no han dado los resultados esperados, uno de los sectores más afectados es el educativo y de Salud, donde imperan todos los males relacionados con la corrupción ante la aparente indiferencia del mandatario.

Por todos los medios comentado, el talón de Aquiles de la imagen gubernamental ha sido su fallido equipo de Comunicación Social. La falta de profesionalización de sus directivos que, si bien algunos cuentan con licenciatura, desconocen o realizan inadecuadamente el trabajo ejecutivo, han demostrado serias deficiencias en el manejo de la parte más compleja que es el diseño y aplicación de estrategias encaminadas a enfrentar y corregir en el momento adecuado cualquier problema repentino que se presente por difícil que parezca.

Basta revisar la historia de los últimos sexenios para conocer el desempeño de algunos periodistas que fueron titulares de esa delicada dependencia y ahora vuelven a ser propuestos. Se rumora que en este aspecto, entre los cambios considerados ya existen ternas con nombres sugeridos por ex gobernadores.

Entre los nombres que se barajan para encabezar la manoseada Coordinación de Comunicación Social del Gobierno de Quintana Roo, está el del experimentado Dr. en Comunicación y Cultura en la Sociedad de la Información, licenciado en periodismo por la escuela Carlos Septién García, Joaquín Pacheco Castro. Carlos Joaquín deberá elegir de una terna de hombres, la mejor opción, si es que busca elevar la calidad de la imagen gubernamental con un equipo capaz, profesional y conocedor de este trabajo, como es el caso.

La jornada electoral es mañana, para fortuna de todos terminaron las campañas aunque la expectativa de participación es baja, la moneda en los partidos políticos en alianza y alrededor del Ejecutivo, está en aire.