web analytics

Trump impuso las condiciones

Luis Octavio Murat Macias.

“Habla suavemente y lleva gran garrote, así llegarás lejos” (Speak softly and carry a big stick, you will go far). Proverbio africano.

Viernes 20.04 horas, el Presidente Trump comunica la suspensión de las medidas arancelarias contra México: “Me complace informarles, que Estados Unidos ha llegado a un acuerdo firmado con México. Las tarifas programadas para ser implementadas para el lunes (hoy) quedan suspendidas indefinidamente. México tomará medidas sólidas para detener la marea migratoria a través de su territorio y hacia nuestra frontera sur. Esto se está haciendo para reducir, en gran medida, la inmigración ilegal”.

El acuerdo bilateral especifica, que el gobierno mexicano aceptó convertirse en un tercer país seguro para los migrantes, los cuales permanecerán en territorio mexicano el tiempo suficiente hasta que el asilo solicitado sea concedido o rechazado.

Durante todo el tiempo que dure el trámite migratorio, México pagará alimentación, educación, empleo y vivienda de los migrantes. Además, México sellará la frontera sur de su territorio desplegando máxima seguridad militar al enviar 6 mil efectivos de la Guardia Nacional, a fin de impedir el ingreso ilegal de las caravanas centroamericanas.

México y Estados Unidos acordaron también desarrollar programas sociales y políticas de inversión económica para elevar los niveles de vida de los países centroamericanos.

Además, el gobierno mexicano aceptó combatir las bandas de traficantes de drogas, humanos y de prostitución de manera efectiva y definitiva.

De no cumplirse las condiciones, Estados Unidos pondrá en práctica las medidas arancelarias con las que amenazó aplicar el Presidente Trump al inicio de la crisis diplomática. Así de contundente la advertencia del amigo de Andrés Manuel.

El diferendo deja claro, que la ofensiva de Trump contra México la está usando como plataforma de lanzamiento para su candidatura presidencial, misma que será anunciada el 18 de junio en Orlando, Florida.

El desafío de Trump contra México fue mordido como anzuelo por un pez asustadizo, desprevenido, atento a prácticas políticas de ocurrencia en cada mañana. El susto fue tremendo en el círculo cerrado del presidente de México, seguido de reacciones políticas lamentables.

Se expresaron frases y deseos que parecieron súplicas al recurrir a sentimientos de amistad y vecindad que no existen entre ambos presidentes.

Trump, duele reconocerlo, garroteó sin piedad, sin consideración ni respeto al gobierno mexicano rompiendo las formas diplomáticas de negociar que deben caracterizar a un estadista.

Trump lo afirmó claramente, sin rodeos, “Estados Unidos no necesita a México”, pero el presidente de México insistía, una y otra vez, en seguir siendo “amigo” del presidente Trump. ¡Que pena!

El acuerdo bilateral de “doble rasero de fronteras” se cumplirá al pie de la letra; de no hacerlo se aplicarán las amenazas. Acuerdo o Espada de Damocles que pondrá fin a la anarquía y la corrupción en una zona infectada de autoridades corruptas, traficantes de humanos y de drogas que explotan para su beneficio la desgracia y la miseria de millones que carecen de derechos humanos.

Lo rudo de los hechos habidos entre los dos gobiernos, nos recuerda la antigua práctica política usada por el Presidente Theodore Roosevelt, con objeto de darle un perfil de fuerza a las acciones de su gobierno en materia internacional, que fue conocida como “La política del gran garrote”, práctica que marcó el inicio del imperialismo estadounidense como resultado de su victoria en la Segunda Guerra Mundial; que por “derecho” autorizaba al Imperio a participar en los asuntos internos de otros países en base de la defensa de intereses de los ciudadanos estadounidenses.

Como sucedió en el Bloqueo Naval de 1902- 1903 a Venezuela, cito textual:

“Si una nación demuestra que sabe actuar con eficacia razonable y con el sentido de las conveniencias en materia política y social mantiene el orden y respeta sus obligaciones, no tiene porque temer una intervención de los Estados Unidos.

“La injusticia crónica o la importancia que resultan de un relajamiento general de las reglas de una sociedad civilizada puede exigir que, en América o fuera de ella, la intervención de una nación civilizada, y en el hemisferio occidental, la adhesión de los Estados Unidos […] puede obligar a Estados Unidos […] en caso de flagrantes injusticias o de impotencia, a ejercer un poder de policía internacional”. (Ugalde, Luis, Gomescismo y la Política Panamericana de Estados Unidos).

¿Estaremos ya en un franco retorno a la “política del gran garrote” con Donald Trump?

Veremos qué otras severas condiciones nos impone el “amigo” del presidente de México, pues ya dijo que hay un punto del acuerdo que no se ha mencionado. ¿Qué será y por qué se ha ocultado?

@luis_murat