web analytics

Inicia AMLO con peor arranque de sexenio; desperdicia bono de confianza: PAN

0
257

Raúl Adorno Jiménez.

El presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés Mendoza, aseguró que México enfrenta una crisis económica, de seguridad, de salud y crisis bilateral, lo que ha provocado, a seis meses de su mandato, la caída de la confianza ciudadana en el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin duda, dijo, con 30 millones de votos que lo llevaron a la Presidencia de la República, López Obrador tiene la gran oportunidad de impulsar el cambio y desarrollo del país, que se puede perder si se gobierna sólo con ocurrencias, desperdiciando un bono democrático sin precedente.

En entrevista, manifestó que desde el inicio de la actual administración, el PAN asumió su rol de oposición con el fin de posesionarse como una alternativa de poder para aquellos que no creen que sea bueno repartir los recursos públicos para generar clientelas electorales sin reglas de operación.

Sostuvo que frente a la creación de un ejército clientelar para mantenerse en el poder, la puesta del PAN es crear una sociedad consciente que se oponga a las malas decisiones y convencer que hay una institución en México que no sólo está preocupada, sino ocupada en presentar una alternativa de país diferente al populismo clientelar.

El dirigente del blanquiazul refrendó que el PAN le apuesta a que en el 2021 regrese la pluralidad a la Cámara de Diputados y las decisiones se vuelvan a tomar por consenso y no por imposiciones de quien se considera un iluminado de Dios, incluso contraviniendo al Estado Laico.

Sobre los recientes resultados electorales, Marko Cortés argumentó que a Puebla se la quitaron a la mala; mientras que en Baja California, reconoció que había un desgaste de 30 años en el poder, pero mostró su confianza que en dos años la van a recuperar, pues recordó que se trata de una gubernatura de sólo dos años.

“Aspiramos a ser el contrapeso del poder en México que aspira a ser hegemónico y autoritario, concentrando el poder en todos los frentes posibles, donde se ve venir la nueva envestida con la imposición de la revocación de mandato y la consulta popular”.

Declaró que esta dirigencia inició a la par que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, a finales del año pasado, y desde el inicio el PAN asumió una posición crítica y fuerte contra lo que no está de acuerdo, pero constructiva frente a lo que considera correcto.

Puso como ejemplo la aprobación de la Guardia Nacional, que en su origen, tal como lo planteaba el gobierno federal, era militarizar la seguridad pública, ya que a los militares se les reservaba el fuero militar para castigar cualquier acto de excesos o violatorio de los derechos humanos.

Subrayó que lo anterior fue un logró del PAN, porque ante algún acto ilegal, el militar tendrá que enfrentar un proceso legal ante un juez civil, no frente al fuero militar.

“Contrario a lo que siempre predicó López Obrador, su iniciativa de ley militarizaba la seguridad pública, y el PAN evitó que eso ocurriera y logró que se alcanzara el consenso no sólo en el Poder Legislativo federal, sino en los 32 Congresos locales de manera unánime”, aseveró.

Sin embargo, dijo que hoy ven con mucha preocupación que la Guardia Nacional que se creó para dar seguridad a los mexicanos, hoy está pasando a ser una policía migratoria, ante el sometimiento de las pretensiones del presidente estadounidense Donald Trump.

Recordó que en su campaña López Obrador se comprometió a poner en su lugar a Donald Trump, pero ahora resulta que quien puso en su lugar al presidente mexicano, fue el mandatario estadounidense.

Subrayó que de forma humillante está en riesgo la soberanía nacional, porque el sometimiento fue tal que se aceptaron todas las condiciones, al sobredimensionar la amenaza del 5 por ciento de aranceles a los productos mexicanos, sólo que para que eso ocurriera, argumentó, primero se tenía que declarar una emergencia para Estados Unidos.

Para lograr este fin, abundó, Trump tenía que someter su decisión ante el Congreso de Estados Unidos, donde el mandatario no tenía los votos suficientes para imponer su voluntad, pues hay una mayoría de demócratas en la Cámara de Representantes, donde ni los republicanos apoyaban dicha determinación presidencial.

“El gobierno de México sobrerreaccionó y literalmente mandó sin cita previa a funcionarios de su gobierno, que tuvieron que esperar cuatro días para ser  recibidos, y lograron no una negociación, sino la imposición de los términos impuestos por Trump, que finalmente aceptó el presidente López Obrador”, señaló.

Van seis meses de gobierno indicó, y desde el primer momento el PAN fue crítico, enfrentando situaciones difíciles porque había una gran expectativa sobre la nueva administración, pero que conforme pasa el tiempo, cada vez deja más claro su estilo clientelar.

Pese a los ataques sistemáticos en contra de quienes tienen opiniones diferentes a López Obrador, la gente ya empieza a manifestarse masivamente en contra de los actos de gobierno e incluso piden la renuncia del político tabasqueño, cosa en la que no está de acuerdo el PAN, porque lo que exige es que cumpla con sus compromisos.

“Que no se someta a los intereses de Estados Unidos y que nos dé seguridad porque se le está descomponiendo todo; porque en seis meses hay una crisis de seguridad, pues es el inicio de sexenio más violento del que se tenga memoria, desde Carlos Salinas, pasando por Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y hasta Enrique Peña Nieto”.

Señaló que tanto que criticó a los gobiernos panistas en materia de seguridad, pero hoy la violencia, los secuestros, las ejecuciones y la delincuencia en general están desatados en toda la República, según datos oficiales.

Ya tiene la herramienta para combatir la delincuencia, dijo, pero no sabe qué hacer con la Guardia Nacional y lo que es peor, sostuvo, ya la puso a disposición de los intereses de Estados Unidos, porque México está pagando el muro con seis mil militares desplazados en la frontera sur.

Opinó que México debe aprender de las experiencias internacionales, como es el caso de Venezuela, cuyo partido que llevó en su momento a la presidencia a César Chávez al gobierno, prometió.

La oposición de ese país no denunció las desviaciones que se registraban en esa nación, porque suponían que si dejaban pasar las cosas la gente rectificaría su voto y que le iban a dar la espalda al régimen chavista.

“Nosotros no vamos a permitir eso, porque le estamos apostando a la razón, de tal manera que los mexicanos piensen y no se dejen llevar por la dádiva fácil; queremos convencer con las ideas y ganar con las propuestas”.

Todas las calificadoras, aunque se pretenda desconocer su veracidad, han bajado la calificación de inversión y de confianza en México, perdiéndose capacidad de atracción de inversión extranjera.

Agregó que el PAN ve con preocupación que López Obrador gobierna al puro capricho, como sucede con lo que sería el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, cuya inversión está en riesgo de quedar inundada.

Mencionó también el proyecto de la refinería de Dos Bocas Tabasco que los expertos han dicho una y otra vez, que no tiene viabilidad, porque en primer lugar una refinería debe estar cerca de donde está el mayor nivel de consumo.

Consideró que México debe seguir potenciando su capacidad de extracción de crudo y modernizar las refinerías ya existentes, pero al mismo tiempo apostar por la energía limpia, tal como lo está haciendo Noruega.