web analytics

Madres de desaparecidos reclaman justicia a AMLO

México.- En medio de constantes interrupciones durante todo el acto por las mamás de los desaparecidos, quienes entre cada participación alzaron la voz para exigir la aparición de sus familiares, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la presentación de avances del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. Durante su intervención no cesaron los gritos de los familiares de las víctimas.

La inseguridad, y principalmente las personas desaparecidas y fallecidas, son la peor herencia que dejaron los gobiernos anteriores, indicó el Jefe del Ejecutivo frente a colectivos de distintas partes del país enfocados a la búsqueda de personas, y rechazó que, para este fin, se haya ordenado algún recorte presupuestal.

Ante cerca de 300 familiares de víctimas y representantes de distintas agrupaciones, el presidente López Obrador sostuvo que se reunirá de manera periódica cada tres meses con ellos para conocer los avances.

“No voy a ocultarme, voy a dar la cara siempre. Por difícil que sea, por doloroso que sea, por incómodo que sea, voy a estar siempre dando la cara y tratando este lamentable asunto. Es la peor herencia que nos dejaron los gobiernos anteriores y vaya que nos dejaron muchos pendientes”, subrayó el presidente ante gritos esporádicos con los que pedían “quiero a mi hijo”, entre otros mensajes.

Incluso, el presidente tuvo que esperar por varios minutos para iniciar su mensaje frente a los gritos y pancartas que se alzaban en el salón Tesorería de Palacio Nacional. Los demás funcionarios y participantes también fueron interrumpidos en distintas ocasiones.

“No importa que griten, tienen todo el derecho, es legítimo. Puedo enfrentar esta situación grave porque no tengo problema de consciencia. Cuando fui opositor siempre me opuse a la política de los gobierno neoliberales y protesté en todas las plazas públicas, por eso puedo enfrentar cualquier situación” indicó el mandatario luego de que, por momentos, se intensificarán las exigencias y reclamos de quienes pedían que el gobierno no informe de números, sino de personas.

También hubo quienes se le acercaron para pedirle que firmara documentos relacionados con desaparecidos. Una mujer, arrodillada, pidió en medio de llanto su ayuda para localizar a su hijo.

“Nos dejaron un pueblo empobrecido, con hambre y sed de justicia. Tengo la convicción de que vamos a sacar esa hambre y sed de justicia de nuestro pueblo y ya lo estamos haciendo con programas de Bienestar que nunca en la historia de México se habían aplicado”, agregó el presidente.

El problema de la inseguridad y la violencia, y sobre todo el de los desaparecidos, es el primero lugar de entre una lista de 72 prioridades del gobierno federal, subrayó.

Fuente: La Jornada