Chayote: falsos positivos

0
897

Ah-Muán Iruegas.

Se incluyeron “falsos positivos” en la lista de pagos del gobierno a la prensa del viernes pasado. La lista de comentócratas que recibieron millonarios estipendios, incluye “chayotes simulados”. Y el comentarista que más cobró por minuto, no aparece en la lista.

Entre las principales simulaciones o falsos positivos están: el portal SDPnoticias, que es el segundo lugar nacional en tráfico por internet en su ramo, lo cual sí justifica altos gastos para anunciar al gobierno, por lo cual no debiera estar en la lista que comentamos. También se incluyó como “chayotero” al respetable portal Animal Político, que realizó importantes trabajos periodísticos de denuncia de la corrupción durante el peñismo. Adicionalmente, la revista Siempre! fue en sus mejores días la principal revista opositora al PRI y ahora el obradorismo la tilda de “chayotera”.

Lo que se simula en la lista, no es la cantidad que se reporta. En el caso de El Arsenal, fue incluido también en la lista y la cantidad filtrada al periódico Reforma, es correcta. Sólo que esa cantidad no se cobró en un día: es un total para seis años de publicidad de anuncios y videos del gobierno.

Si la aritmética no miente, no todos los medios en la lista del diario Reforma, recibieron “chayote”. Eso lo dijo incluso AMLO cuando aclaró que la lista incluye pagos por publicidad gubernamental real. Pero veamos las cifras.

La cifra que se menciona en la lista presidencial para El Arsenal es de poco más de ocho y medio millones de pesos ($8,602,810.00), para un periodo de seis años. La cifra es cierta y da un total mensual aproximado de ciento veinte mil pesos ($119, 483 pesos), si dividimos los ocho millones entre 72 meses.

El portal El Arsenal Diario Digital publica cerca de 5 columnas o artículos distintos, diariamente en sus páginas, al menos 6 días por semana; es decir, se publican cerca de treinta columnas o artículos de opinión semanales. Treinta artículos semanales por cuatro semanas, son al menos 120 artículos por mes.

Si dividimos los 120 mil pesos ya referidos entre el número de artículos o columnas mensuales (120) tendríamos que a cada artículo le corresponderían mil pesos por concepto de “chayote”, de acuerdo con la versión que filtró el gobierno.

Pero si es así, entonces falta pagar los honorarios por cada artículo. Es decir, la cantidad de 120 mil pesos mensuales no alcanza para pagar sueldos y para pagar “chayotes”. Si pagan los unos, no alcanza para pagar los otros, y viceversa.

La lista filtrada, en fin, pudiera marcar -sólo en ilusas mentes- el principio del fin del vilipendiado, odiado o amado “chayote”. Pero la lista presidencial, al menos en ciertos casos como El Arsenal, no alcanza para pagar “sueldos y chayotes”. Pues los números no cuadran.

La nómina de El Arsenal y sus gastos de operación mensual, ha llegado a sumar 156 mil pesos mensuales, por lo cual la publicidad del gobierno a duras penas cubre los gastos en que incurre la empresa para operar. Pero si en los salarios se agotan los referidos 120 mil pesos, entonces ¿dónde quedó “el chayote”?

No todos los citados 120 mil pesos son ganancias, si consideramos que en El Arsenal colaboran cerca de 15 personas –de la mayoría puede usted ver su nombre y su foto en la sección “Columnas”. Con lo cual, no estamos hablando de una próspera “huerta de chayotes”, sino de un negocio con una página web.

Los “chayotes originales” del priato, eran en efectivo o en especie: sobres rebosantes de billetes, y privilegios como escoltas, choferes o hasta concesiones gubernamentales o licencias para venta de alcohol e incluso de estaciones de gasolina. Mil pesos por artículo, supongo que hubiera resultado ofensivo para un “chayotero de alcurnia”.

El problema con “el supuesto chayote” de la lista de AMLO, es que 120 mil pesos mensuales para una empresa de 12 personas, no parece excesivo. Si Arsenal, Diario Digital obtuvo 120 mil pesos mensuales y los repartió entre 12 personas, pues eso no suena como un gran negocio para ninguno de esos quince. Diría incluso yo que, descontando sueldos y honorarios de los colaboradores, se trata de un negocio más bien modesto. Una cantidad así, es un pequeño y no un escandaloso negocio, como tantas páginas que pueblan la web. El Arsenal cobró por difundir la infinidad de videos y anuncios gubernamentales que transmitió durante seis años en el portal.

Por otra parte, un sueldo aproximado de 120 mil pesos, en el periodo 2012-2018, se podía conseguir con relativa facilidad en el gobierno, pues es lo que recibía por ejemplo un Juez de Distrito (110 mil pesos al mes) y algunos directores en la administración federal peñista.

Pero los buenos sueldos en el gobierno peñista, eran mucho mayores que 120 mil pesos. Por ejemplo, el embajador mexicano en Japón, recibió un sueldo mensual de 14 mil dólares mensuales -cerca de 270 mil pesos- en el periodo 2012-18. Y es bien sabido que los ministros de la Suprema Corte ganaban sumas cercanas a los 700 mil pesos al mes -últimamente se bajaron el sueldo por el efecto AMLO.

De modo que, si lo que se quería era “repartir chayotes”, hubiera resultado más práctico y jugoso dar simples plazas de “aviador” en el gobierno, a los columnistas afines, y no armar todo el tinglado de la producción de videos, la contratación de actores, la toma de fotografías y la elaboración de diseños, de mensajes y en general la difusión o impresión de anuncios, que incluye toda publicidad.

La lista también es una simulación, pues los principales receptores de publicidad del gobierno son las televisoras, que inexplicablemente no aparecen en tal lista. ¿Quién sacó a las televisoras de la lista de “chayoteros”?

Pero el argumento más sólido que tengo es el siguiente. Lo que la lista no explica es cómo, si supuestamente dichos pagos sirven para comprar conciencias, se publicaron en El Arsenal Diario Digital textos claramente anti-Peña como: “Presidente Peña: delitos hasta 2025” el 31/10/2016¹ o “Exoneración de Peña: con cuchara sopera” el 24/08/2015² o bien “Presidente de México: corrupto y anti-mexicano” el 15/12/2014³. Enrique Peña nunca habría pagado a nadie, para recibir a cambio de sus “chayotes”, semejantes epítetos. ¿Ya se les olvidó en la oficina de la Presidencia, que los priistas como Peña “no pagan para que le peguen”?

Con textos como los que publicó El Arsenal, arriba citados, sencillamente no se sostiene que los pagos recibidos hayan sido una compra de conciencias. Pues algunos de los textos que publicó El

Arsenal acaso se cuenten entre las mayores muestras de anti-peñismo por internet – sin escudarse en el anonimato.

La confusión o simulación de la “archimentada lista”, también resulta de que tal lista incluye nombres de algunos periodistas en tanto personas físicas, sin que se aclare que en realidad se trata de pequeñas empresas que reciben esas cantidades. Pero como las empresas sí existen, esas cantidades no se las embolsó un avieso individuo, sino que se dividen entre muchos empleados o colaboradores, como ocurre en un sinfín de empresas.

La paga en el periodismo no siempre es alta. En el periódico La Jornada, por ejemplo, se pagaban dos mil pesos por artículo en 2008. Y en caso de El Arsenal, la publicidad del gobierno ni siquiera alcanza para pagar esa cantidad a todos los columnistas, por artículo publicado.

La cantidad mensual de 120 mil pesos por publicidad, no es algo inusual en el mercado actual del internet. La empresa de comunicación que transmite Proyecto Puente, en Sonora, por ejemplo (de tendencia pro-AMLO al parecer) factura por publicidad en general, cerca de 350 mil pesos mensuales, según dijeron ellos mismos en video.

Para el sano esparcimiento del lector: el comentócrata mexicano que ganó más por minuto, no aparece en la lista de “chayoteros”. Se trata del excanciller Jorge Castañeda Gutman, quien cobró cerca de 60 mil pesos mensuales por hacer breves comentarios de dos o tres minutos, para una empresa de radio. Sólo que esos pagos, al igual que buena parte de los que consigna la lista en comento, fueron legales.

Lo que en realidad ocurre es que la lista es un intento de extorsión gubernamental, un castigo ejemplar a quienes critican a AMLO y a Morena. Hasta Enrique Krauze, que ni siquiera es periodista, fue estigmatizado, acaso por haber bautizado al señor presidente como “Mesías Tropical”. Animal Político merecía una medalla y miren lo que recibió de la mano vengativa del Presidente de México; ese es el desprecio con que AMLO trata a la prensa que vigila el comportamiento de los poderosos.

La lista, en fin, es así mismo una “bomba de humo” del gobierno, un ardid para desviar la atención pública de la renuncia de Germán Martínez al ISSSTE y de su acusación de que el obradorismo es un neoliberalismo disfrazado –cosa que también se ha denunciado en El Arsenal. Así como la lista fue un distractor de la asignación de millones al compadre de AMLO y también superdelegado en Jalisco, para compra de medicamentos, con licitaciones amañadas o inexistentes, donde las empresas del compadre “compiten” contra… otras empresas del mismo compadre.

Esas trapacerías obradoristas, igual de sucias que el lavado de dinero que organizó Morena con el dinero del temblor en su fideicomiso “Por los Demás”, es lo que AMLO quiso taponear, con la divulgación de la ya afamada lista.


¹ https://www.elarsenal.net/2016/10/31/presidente-pena-delitos-hasta-2025/

² https://www.elarsenal.net/2015/08/24/exoneracion-de-pena-con-cuchara-sopera/

³ https://www.elarsenal.net/2014/12/15/presidente-de-mexico-corrupto-y-anti-mexicano/