web analytics

¿Y la Guardia Nacional, Presidente?

Héctor Moctezuma de León.

El gobierno de la Cuarta Transformación tiene cifradas todas sus esperanzas en la Guardia Nacional para resolver el grave problema de la inseguridad que nos azota a los mexicanos desde hace más de dos décadas, pero a más de dos semanas de que se dio el banderazo de salida desde el Campo Marte, hasta ahora no hemos sentido la presencia de ese cuerpo policial, lo que sí se nota es la cara de pánico del Secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, cada vez que se deja ver en público o lo llevan a Palacio Nacional para que de alguna explicación.

La presencia de la Guardia Nacional hasta ahora no se ha notado en estados como Guanajuato, Jalisco, Chihuahua, Guerrero y ahora Sonora, en donde la violencia se hace presente todos los días. Tal vez estén más entretenidos en cerrarle el paso a los migrantes centroamericanos, para satisfacer al señor Trump que en procurar la seguridad para los mexicanos.

Bien dice el presidente de le Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, la Guardia Nacional es como la Virgen de Guadalupe, pero con pistolas. Y es que los mexicanos estamos acostumbrados a rezarle a la patrona del Tepeyac por cualquier problema que se nos presente y, en este caso, el gobierno de la 4ª nos puso a la GN como la panacea para el combate a la delincuencia organizada.

Aquí, en la Ciudad de México, además de la zona conurbada, los delitos de alto impacto son irrefrenables, aunque la doctora Sheinbaum diga lo contrario. En la zona conurbada no ha logrado frenar los asaltos pese al convenio entre las autoridades capitalinas, el gobierno del Estado de México y la Secretaría que encabeza el señor Durazo. Diario aparecen en las redes sociales videos de asaltantes de automovilistas que imponen su ley en las calles de la gran capital.

¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar para ver resultados de la Guardia Nacional, señor presidente? Las cámaras se apuraron en aprobar las leyes que dan sustento a la creación de ese cuerpo policíaco, precisamente porque la situación apremia.

*****

Arturo Montiel fue el maestro de Enrique Peña Nieto, fue quien lo llevó de la mano a la gubernatura del Edomex. Se suponía que como Montiel no habría otro rata de ese nivel en tierras mexiquenses, sin embargo, el alumno lo superó no sólo en el Estado, además durante sus seis años que estuvo en Los Pinos… Desde San Migue Allende, Guanajuato, me escribe mi amigo el periodista Ricardo Castillo Mireles para hacerme una observación con la que coincido, y es en relación con el caso Baja California, del que señala “es un asunto constitucional más complicado de lo que parece a primera vista. Absolutamente, el IEE –el pasado 28 de diciembre- citó a los entonces candidatos y se les informó que se trataba de una elección por dos años. Entonces el congreso estatal se mueve y aprueba por cinco años –claro Bonilla feliz- y ahora habrá que ver quién, en un pleito primero en la corte estatal, lo echa abajo. Y de ahí hasta la SCJN y quizá pasando por el Tribunal Electoral. Lo dicho, el congreso estatal puede salirse con la suya”. Lo cierto, eso lo digo yo, que todo puede suceder, no se debe adelantar nada.

circuitocerrado@hotmail.com

@HctorMoctezuma1