web analytics

Los venezolanos protestan tras el reporte de la ONU que denuncia torturas, asesinatos y encubrimientos

México.- En el Día de la Independencia nacional de Venezuela hubo manifestaciones rivales en Caracas, impulsadas por un nuevo informe de la ONU que describe detenciones políticas y miles de asesinatos extrajudiciales en el país.

En las calles de zonas de clase media del este de Caracas, los manifestantes se congregaron en grandes cantidades ante la llamada del líder opositor Juan Guaidó. Su eslogan: “No más torturas”.

“No existen eufemismos para caracterizar este régimen más que ‘dictadura’”, dijo Guaidó a los reporteros ese día, citando los hallazgos del informe.

Mientras tanto, como en otro mundo, el asediado presidente Nicolás Maduro presidió un colorido desfile militar, en el que sus partidarios gritaron consignas patrióticas con el paso de los tanques, una visión inusual incluso para el país altamente militarizado.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, quien supervisó el informe, dijeron los oficialistas, simplemente había estado siguiendo un guión escrito por Washington.

Publicado un día antes, el informe de 16 páginas ha renovado las críticas de larga data sobre el asediado régimen de Maduro. Fue creado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), un grupo que el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ha criticado repetidamente como “parcial”.

El informe describió vívidamente un Estado que no logra satisfacer las necesidades básicas de su gente, incluido el derecho a la alimentación, la atención médica y la libertad de expresión.

Las enfermedades que una vez se habían erradicado de Venezuela están resurgiendo, dijo el informe, y culpa a Maduro por permitir que el hambre corra desenfrenada. “El Gobierno no ha demostrado que ha utilizado todos los recursos a su disposición para garantizar […] el derecho a la alimentación”, dijo, señalando que la ayuda alimentaria pública se distribuye de manera desigual para favorecer a los partidarios del Gobierno.

A principios de esta semana, un capitán de la armada venezolana murió mientras estaba bajo la custodia del Gobierno, lo que provocó el arresto de dos oficiales militares por asesinato. Su esposa acusó a los agentes de contrainteligencia de torturarlo, una acusación que los hallazgos del ACNUDH respaldan: el informe describió la detención arbitraria como un “medio principal” de control social para la administración de Maduro y ofreció pruebas de tortura sistemática para los detenidos políticos.

Fuente: CNN