web analytics

El PRI no tiene remedio, es lo mismo

Héctor Moctezuma de León.

El PRI no tiene remedio, sigue siendo lo mismo, vicios, viejos vicios, farsa, simulación democrática para al final terminar con una imposición que desde el principio estaba vista. Simulación a la que se prestaron dos mujeres que sabían que no tenían ninguna posibilidad frente al candidato escogido por los gobernadores y lo que queda del peñismo.

Ivonne Ortega bien podría ocupar el reinado de simuladora de la década, simuló llegar hasta el final en la contienda por la candidatura presidencial del 2018 y terminó gozando de unas largas vacaciones en Londres. Esta vez acepta la derrota y asegura que seguirá la lucha desde adentro del mismo partido, cuando todo mundo sabe que una vez que se elige, sea por dedazo o por simulación democrática, una dirigencia nacional, no hay espacios para los adversarios. Están muy lejos elecciones de diputados para pensar que negoció una curul.

El PRI es el mismo de siempre, con o sin el tutelaje presidencial que desde el ejecutivo decidió, hasta el sexenio pasado quienes integrarían el comité ejecutivo nacional. Hoy la cúpula del partido decidió que fuera Alejandro “Alito” Moreno el nuevo presidente. Después de que presidieron al partido César Camacho y Claudia Ruíz Massieu, cualquiera puede estar en la oficina principal de la sede nacional en el ex–encierro de camiones de carga de la colonia Buenavista.

Como no vamos a sospechar de una simulación después de ver que las viejas prácticas como el acarreo, la compra de votos y las urnas embarazadas fueron nuevamente determinantes para el triunfo del ex–gobernador de Campeche, el mismo que aseguró a sus electores que gobernaría hasta el último día de su mandato.

Este PRI está muerto, no tiene nada qué hacer en los próximos procesos electorales y, sin dinero, es partido al agua. Ahora tiene algo así como 40 diputados, en el 2021 no tendrá ni veinte y las gubernaturas se le irán esfumando, con lo que perderá la poca fuerza que le queda.

Lo que pasó este domingo en el PRI me recuerda a aquel marido borrachín que promete a su esposa que de ahora en adelante ya no volverá a tomar, que será un hombre nuevo y resulta que a la semana llega nuevamente hasta atrás, por lo que el reclamo de la señora no se hace esperar, a lo que el beodo -no Felipe el que están pensando- responde: pues resulta que el hombre nuevo también toma. Así el PRI habla de un nuevo partido y al final sigue siendo el viejo PRI.

****

El colmo de las gasolineras se demuestra con esta de Repsol, localizada en el Periférico y Calzada de Los Leones: “En esta gasolinera es la que más gasolina da por litro”. O sea no dan un litro, dan lo más cerca de esa medida. ¿Y la Profeco?

circuitocerrado@hotmail.com

@HctorMoctezuma1