web analytics

¿Negociación con el Crimen Organizado?

Raúl Flores Martínez.

Tal parece que el pago de tres mil pesos bimensuales y las amenazas de las chanclas de las madres de los integrantes del crimen organizado,  no han dado resultado en esta naciente  administración del Gobierno Federal.

Una administración por demás populista que considera que reunirse para ofrecerle apoyos a las organizaciones criminales, no es pactar con ellos, cómo sucede actualmente en el estado de Michoacán.

Que alguien les diga a esos funcionarios federales, que en Michoacán algunas autodefensas son el brazo armado del Cártel Jalisco Nueva Generación o los Viagras, delincuentes que aquejan la entidad.

Alguien le debe decir al Presidente Andrés Manuel López Obrador que su idea de empobrecer el país, regalando dinero a diestra y siniestra, lo único que traerá es más delincuencia y la violencia más se desbordará.

Esa violencia que sigue cobrando la vida de entre 60 y 80 personas a diario sin que aún quede muy clara la estrategia que sigue la actual administración, pues el despliegue de la Guardia Nacional pareciera que no es para enfrentar directamente a los criminales, sino solo para disuadirlos, solo para apoyo en detención de adictos al alcohol o droga.

Por décadas las viejas administraciones priístas y también dos panistas, pactaron con el crimen organizado, algunos gobiernos estatales siguen haciéndolo; sin embargo, no sirve de nada.

Se pacta con una mientras las otras quieren esa plaza donde se pacta. Alguien debe decirle a los funcionarios que los delincuentes no tienen palabra de honor, que las amenazas de una ración de chanclazos, de regaños por sus madres, si es que las tienen de nada servirá.

Hasta dónde debe de llegar la violencia para que este nuevo gobierno, se dé cuenta que es necesario la aplicación de la ley para combatir a los delincuentes y no con sermones.