web analytics

Ricky Riquín Canallín y el Comandante Borolas

0
844

Francisco Garfias.

Poner apodos burlones que se vuelven tendencia en redes sociales es el estilo del Presidente López Obrador. Hace gala de una inigualable capacidad para colocar motes en el imaginario popular.

Allí está el Ricky Riquín Canallín que le endilgó a Ricardo Anaya en el segundo debate de la campaña presidencial del 2018, cuando el abanderado del PAN lo cuestionó por los estudios en el extranjero del hijo del tabasqueño.

Pero también el de la “La Mafia en el Poder” para descalificar a sus adversarios ideológicos y políticos; o el famoso “fifís” para referirse a ricos, poderosos y hasta periodistas críticos.

Ayer bautizó a Felipe Calderón como el “Comandante Borolas”. Lo hizo al evocar la imagen del ex mandatario panista cuando le declaró la guerra al crimen organizado en Apatzingán, Michoacán, a principios del 2007.

“Va vestido de militar. Se pone un chaleco que hasta le quedaba grande. Parecía el Comandante Borolas. Allí declara la guerra”.

Borolas es un actor que destacó en la llamada Época de Oro del Cine Mexicano. Su nombre era Joaquín García Vargas. En muchas de sus películas apareció con chamarras o sacos que le quedaban grandes.

El apodo causó furor en las redes sociales. A las ocho de la noche llevaba casi 59 mil tuits. La mayoría de ellos para celebrarlo. Los memes se multiplicaron. El #ComandanteBorolas fue tendencia durante horas.

Felipe no se quedó con la burla. Le respondió al Presidente vía twitter:

“Hoy se cometen más de 100 homicidios al día. Casi el doble que al final de mi gobierno, el cual comenzó a limpiar la casa plagada de animales venenosos.

“Hoy se les deja crecer porque no distinguen alacranes de abejas. A mí no me queda el saco. A otros el cargo les queda grande…”.

Así se llevan…

* * *

Porfirio Muñoz Ledo siempre me ha parecido un político excepcional. Le tengo respeto, admiración y cariño. Pero en esta no lo voy a acompañar. Quiere reelegirse como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados por encima de los acuerdos con la oposición y, peor aún, de la Ley.

El artículo 17 del Reglamento del Congreso es muy claro. La presidencia de la Mesa Directiva es rotativa. Debe recaer este año en el grupo parlamentario que siga a Morena en el numero de diputados, en orden decreciente.

Le toca al PAN.

Pero los morenos se quieren agandallar. La polémica diputada de Morena, Dolores Padierna, propone cambiar la Ley, con el argumento de que si son mayoría no tienen por qué batallar.

Pero Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena y presidente de la JUCOPO, órgano de gobierno en San Lázaro, empeñó su palabra con los coordinadores de los otros grupos parlamentarios.

Les dijo que se respetara la Ley y los acuerdos y confían en él.

¿Pleito en puerta?

La bancada del PAN, por cierto, inicia el próximo lunes su reunión previa al período ordinario. Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del grupo, nos dijo que invitó a los coordinadores del PRI, MC y PRD a ese encuentro.

La idea es que el panista también haga presencia en las previas de esos grupos parlamentarios. Algo que suena como un Bloque Opositor II. ¿No?

* * *

El INEGI dio ayer un garrotazo al optimismo del presidente de la República. Dio a conocer que la economía está estancada. Crecimiento cero en el segundo trimestre del año.

Los expertos dicen que es resultado de la despiadada austeridad republicana; la desconfianza de los inversionistas en la 4T y del entorno externo adverso derivado de la guerra comercial desatada por Trump.

A AMLO, sin embargo, no le preocupa “mucho” el crecimiento.

“Crecer puede ser que beneficie a un pequeño grupo, pero ahora se está creciendo y hay más y mejor distribución del ingreso. Abajo, la gente tiene más capacidad de compra. Por eso no me preocupa mucho el asunto”, dijo en Tabasco.

Por increíble que parezca, mantiene su apuesta de que creceremos al 2 por ciento este año. Como si se tratara de un asunto de voluntad o de fe.

FIN.