web analytics

Infierno en Veracruz

0
300

Marissa Rivera.

Sobran calificativos para describir la barbarie que ocurrió la noche del martes en Coatzacoalcos, Veracruz. Así es, una vez más la sangre que ha enturbiado desde hace mucho tiempo al estado jarocho.

Todavía no se recuperaban del brutal ataque armado en Minatitlán hace cuatro meses, cuando llega otro que lo supera.

Seguramente usted lo recuerda, aquel viernes un comando armado entró a una fiesta y mató a 13 personas, entre ellas un bebé de unos pocos meses de nacido.

Hace dos noches, la tragedia volvió a Veracruz y con ello el terror y miedo en la dolida población debido a la inseguridad y violencia.

El brutal ataque en el Bar el Caballo Blanco mató a inocentes. El incendio provocado dejó hasta el momento, 27 muertos y varios heridos graves.

Y ocurrió justamente en Minatitlán donde arrancó la tan cuestionada Guardia Nacional, luego de la masacre de ese 20 de abril.

Ahora llegarán más fuerzas federales para apoyar en el tema de seguridad en la castigadísima zona sur veracruzana.

Es evidente que el envío de más elementos del Ejército, de la Marina o de la Guardia Nacional no ha sido la solución, no ha tenido el éxito pronosticado. En varias zonas del país la violencia se ha mantenido e incluso se ha recrudecido.

Expertos en el tema han advertido la necesidad de replantear la estrategia de seguridad, porque la violencia en casi todo el territorio mexicano es preocupante.

Veracruz, una vez más, llora a sus muertos, otra vez exigen justicia y que se termine la violencia.

Y de nuevo, los pleitos entre el Gobernador Cuitláhuac García y Fiscal General del Estado, Jorge Winckler. Las acusaciones subidas de tono han escalado al gobierno federal.

Desencuentros que no ayudan y que al contrario, entorpecen cualquier intento de justicia.

El gobernador ha acusado al fiscal de haber liberado en dos ocasiones al presunto responsable del ataque en el Bar y de cuidarle las espaldas al ex gobernador Yunes.

El Fiscal, quien tiene autonomía y no es opositor al partido que gobierna el estado, responsabiliza al gobierno federal, que no le permiten hacer su trabajo y señala que al presidente le informan mal. Mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador anuncia que se investigará la actuación de la fiscalía estatal.

Pleitos que son un obstáculo y que comenzaron desde que llegó al gobierno Cuitláhuac García.

¿De verdad no hay la mínima posibilidad de que trabajar en equipo? ¿No se han dado cuenta que Veracruz se los reclama? Justo por este tipo de rencillas es que la gente detesta la política y a los políticos.

La violencia que hoy se vive en Veracruz no solo es responsabilidad del actual gobernador, también de gobiernos anteriores que no pudieron con el problema. Uno de ellos Javier Duarte, quien desde la cárcel escribió un twitter donde se lee #MeDuelesCoatza.

“Es tiempo de dejar a un lado los pleitos políticos sin importar las consecuencias que hayan tenido, mi solidaridad con #Coatzacoalcos principalmente con los familiares de las víctimas #MeDuelesCoatza”.

Obviamente lo tundieron en redes porque después de haber saqueado al estado, ahora resulta que le duele lo que pasa en Veracruz. Ser o no ser cínico, ahí está el detalle.

Pero más allá de cinismos, enconos, omisiones, ineptitudes y acusaciones, Veracruz exige soluciones.

Porque la estrategia de militarización no ha sido suficiente, es más no ha funcionado. El conflicto entre carteles delincuenciales por la disputa del control territorial, sigue matando a inocentes en Veracruz, mientras los funcionarios, asomados en su incompetencia, solo velan por sus egos.