web analytics

La previa respuesta al informe en la mañanera

Alejandro Zapata Perogordo.

Con sorpresa vimos en la mañanera del pasado martes 27 de agosto, al Presidente acompañado de sobresalientes empresarios y dirigentes del ramo, a quienes reunió para dar a conocer el acuerdo sobre el conflicto entre las gaseras y el gobierno.

Del entramado orquestado como programa promocional días antes de su informe, destacan algunos puntos interesantes. En principio manda señales de certidumbre sobre todo a los inversionistas y mercados en momentos donde prevalece la desconfianza; el mensaje es para mostrar una imagen de distancia con las políticas estatistas adoptadas y sus posturas radicales; asimismo se reconcilia con los canadienses cuyo gobierno evidenció claras molestias frente a la controversia del gas.

Lo interesante del asunto no es la posición conciliadora del titular del ejecutivo, sino el contenido del discurso pronunciado por Gustavo de Hoyos, en su calidad de Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), quien prácticamente respondió previamente al informe del primero de septiembre.

En efecto, en principio hizo énfasis en que debe alentarse la participación de la iniciativa privada, en clara alusión a las políticas populistas impulsadas por la administración en turno y el establecimiento de criterios estatistas, provocando un clima de incertidumbre y desconfianza, lo que también hizo notar de forma más moderada Carlos Slim, al manifestar que hace falta inversión masiva en condiciones de certidumbre y certeza a través de la apertura, desterrando posturas inamovibles y cerradas.

El representante de la COPARMEX, puso como ejemplo decisiones del pasado, en el sentido de administraciones abiertas, considerando tomar lo bueno para enfrentar el futuro. Si bien, esa línea de acción proviene del sentido común, el simple hecho de recordarlas tienen una significativa alusión a las prácticas actuales.

Por último y aprovechando que tenía el micrófono, afirmó en directa mención a Manuel Barlett, Director de la Comisión Federal de Electricidad, bajo el entendido de: “te lo digo a ti Juan para que lo entienda Pedro”, que las posturas fundamentalistas de los funcionarios, afectan a la administración de López Obrador.

La frase es demoledora, producto de lo que estamos viviendo y aunque se refieren a la parte económica cuyos signos no son alentadores y los resultados menos, no obstante, las palabras pronunciadas constituyen la respuesta previa a la rendición de cuentas, acreditan preocupación y comparten puntos de vista.

Ahora la interrogante consiste en saber si el Presidente escuchó el mensaje o simplemente fueron invitados para la foto.