web analytics

Se va, se va… y se fue la CNDH

0
841

Rubén Cortés.

Ah, esos engorros de la democracia, como enviar ternas para todo al Poder Legislativo. Así que, para agilizar, ya la presidencia de la CNDH será designada directamente por el Ejecutivo con el envío de una única propuesta al Senado. Además, dejará de llamarse CNDH.

Y, en la misma ruta, el nombre será “Defensoría del Pueblo”, igual que en los regímenes socialistas de Venezuela y Nicaragua, y funcionará como una especie de gendarmería, pues verificará la actuación de empresas públicas, privadas y las que posean una concesión del Estado.

Además, los denunciados en las recomendaciones de empresas públicas, privadas y las que posean una concesión del Estado, serán enviados ante el Ministerio Público para que sean sujetos de responsabilidad penal o administrativa.

De momento, el presidente ya recibió la primera propuesta de nombre para encabezar la “Defensoría del Pueblo”. El cura Alejandro Solalinde se la llevó al Palacio la semana pasada: la oaxaqueña Elizabeth Lara, asesora legal de la CNTE y activista en la desaparecida APPO.

La iniciativa para instaurar la “Defensoría del Pueblo” la lleva también un oaxaqueño, el vocero de Morena en el Senado, Salomón Jara, quien realiza en su estado una intensa campaña para ir asegurando la candidatura a gobernador por… Morena, en las elecciones de 2022.

Jara asegura que la iniciativa (firmada por la “Oficina de la República, a los 19 días del mes de febrero de 2019”) será aprobada en el Senado, durante los primeros días de septiembre, para modificar el artículo 102, apartado B de la Constitución, y cambiar el nombre a la actual CNDH.

Sin embargo, el canciller Marcelo Ebrard afirmó el 9 de abril que “si hablamos de un nuevo régimen o un cambio de éste en México, más que en reformas constitucionales y legales, estamos pensando en la verdad y la justicia, y eso sí es un cambio de administración en el país”.

Se entiende, de todos modos, que la 4T, como en todos los ámbitos, quiere imponer su sello borrando el pasado, aunque en el caso de la CNDH estamos ante un organismo que ha demostrado profesionalismo, autonomía y eficacia en su labor, desde su creación en 1992.

En el sello de la 4T se afinca la confianza de Jara: “Hemos comentando la iniciativa con el presidente y creemos que él tiene una opinión que por ahí va”. Pero eso no es noticia: la iniciativa original está firmada por la “Oficina de la República, a los 19 días del mes de febrero de 2019”.

Aunque están a tiempo aún de pensar en un nombre diferente al que se le da a esa oficina en las dictaduras de Venezuela y Nicaragua.

A no ser que… eso quieran.