web analytics

¡No nos pueden pegar!

Raúl Flores Martínez.

Hasta dónde deben de aguantar los integrantes de las Fuerzas Armadas, hasta dónde los elementos de la Gendarmería, Sedena y Marina deben recibir insultos, golpes y humillaciones por parte de la base social de la delincuencia.

¿Hasta dónde?

En diversos videos de las redes sociales, se puede observar las agresiones a las Fuerzas Armadas que solo aguantan, solo se repliegan aguantándose las ganas de partirles su queso, de acuerdo con algunos testimonios de elementos agredidos.

El caso más reciente es el enfrentamiento entre pobladores y miembros de la Defensa Nacional en la comunidad de Apango en el municipio de Acajete en el Estado de Puebla, donde la base social del crimen organizado quería rescatar un predio donde había vehículos robados.

En este video se escucha la frase “No nos pueden pegar”, una frase por demás verdadera y sobre todo que pesa para los integrantes de las Fuerzas Armadas que con impotencia veían a la turba llegando al lugar.

Hasta dónde tienen que aguantar los militares, marinos e integrantes de la Guardia Nacional, los golpes y humillaciones de la delincuencia que, por decreto Presidencial, se aplica día con día en los estados donde la delincuencia es dueña del gobierno.

De acuerdo con las pláticas que hemos sostenido con algunos integrantes tanto de la Marina como del Ejército, por su constante capacitación sobre derechos humanos y por órdenes de sus mandos, no pueden usar la fuerza contra la población, cuando en ocasiones es necesario.

Durante décadas, el Ejército y la Marina se han ganado el respeto de los ciudadanos mexicanos por el apoyo que brindan a la población en casos de emergencia o contingencia ambiental.

Un respeto que se está acabando por el mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador de no atacar al “pueblo bueno”; alguien tiene que asesorar al mandatario y decirle que de seguir así, antes de que finalice el sexenio ya no se le tendrá respeto a las Fuerzas Armadas, a las que les ha costado más de un siglo alcanzarlo.