web analytics

¿Grito de esperanza?

Raúl Flores Martínez.

Algunas voces señalan que el Grito se Independencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador, fue sin silbidos, ni mentadas de madre. 

Otros incluso aseguran que fue alentador, lleno de esperanza en un país, donde se tiene todo, menos esperanza.

Mientras en la realidad diaria de este país, esa otra realidad en la que los seguidores del Presidente no viven, un comando armado ejecutaba a cinco personas en un bar denominado “Las Rosas” en el estado de Tabasco.

En la actualidad no valen los mensajes emotivos y llenos de esperanza; lo que vale es no engañarse. 

Vivas a los héroes anónimos, algo que se agradece por el reconocimiento a todos aquellos que diario hacen patria y se hacen presentes en los momentos más difíciles del país.

Pero no olvidemos que nos estamos ahogando en un lago de sangre, ejecutados y balas. Una de las pruebas más tangibles es que en seis municipios del país se suspendieron la celebración del grito de la Independencia por la inseguridad que prevalece.

Municipios como San Martín Texmelucan, Guadalupe y Ahuazotepec, en Puebla; Empalme en Sonora; Buena Vista y Tepalcatepec, en Michoacán; así como Mezcalapa en Chiapas; se quedaron sin festejo por los actos de violencia que viven a diario en sus localidades.

Esos hechos de violencia que no ven cientos de seguidores de la Cuarta Transformación, esa ceguera que nos llevará a una escalada de violencia que irá creciendo.

Es un hecho inefable, la violencia crecerá a niveles por arriba del sexenio de Felipe Calderón, el CJNG será el mandamás del país, mientras los soñadores seguirán escuchando mensajes alentadores y llenos de esperanza.