web analytics

AMLO, la CNTE y el mito de la “educación pública”

Carlos Arturo Baños Lemoine.

La semana pasada concluyó con una pésima noticia para México: la espuria alianza AMLO-CNTE rindió sus amargos frutos (esperables, por lo demás), y se aprobó, en la Cámara de Diputados, la mal llamada “Reforma Educativa” de la Cuarta Transformación, que esencialmente consiste en la derogación de la Reforma Educativa aprobada al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, en el marco del Pacto por México (2012).

De la mano de la alianza AMLO-CNTE, México camina hacia atrás, ni duda cabe.

Aunque tibia, la Reforma Educativa impulsada por Peña Nieto, con el aval del Pacto por México, dio pasos importantes, como fueron: a) evaluación correctiva del magisterio, b) asignación de plazas magisteriales y directivas vía concurso de oposición, c) autonomía y colegialidad de la instancia evaluadora, d) eliminación de los parasitarios “delegados sindicales” a expensas del erario público y e) eliminación de la “gestoría clientelar” (créditos, permisos, interinatos, etc.) por parte del gansterismo sindical, entre otros.

Por supuesto que a la Reforma Educativa de Peña Nieto le hizo falta mucho: el sistema educativo seguía anclado al modelo “de competencias” y no daba impulso real a las “habilidades digitales”, por mencionar algo.

Desafortunadamente, México no ha comprendido el enorme potencial que tiene la Era de la Información en el ámbito educativo; México no ha entendido que la educación en línea es la mejor aliada de la educación en el siglo XXI.

Pese a sus avances, la Reforma Educativa de Peña Nieto se quedó anclada al sistema educativo de varillas, cemento, aulas de pizarrón y gis, horarios fijos, docentes y directivos mañosos, padres y madres irresponsables, uniformes escolares, libros de texto de papel, etc. Vaya, la educación tradicional que ya debería estar muriéndose…

Todo esto es parte de nuestro Tercer Mundo mental, pero, como sea, la Reforma Educativa de Peña estaba bien enfilada: se trataba de mejorarla con el paso del tiempo.

Perniciosa Alianza AMLO-CNTE / Foto: Regeneración

Para catástrofe nuestra, con el triunfo electoral de López Obrador, México está perdiendo, y mucho, en todos los espacios de la vida pública; la educación principalmente.

Con la Anti-Reforma de AMLO-CNTE volverá por sus fueros, y con pilas recargadas, el pestilente gansterismo magisterial: pandillas de vividores esquilmarán al Estado usando a los chamacos como moneda de cambio, y recurrirán sistemáticamente a actos delictivos (ataque a vías de comunicación, daño a la propiedad, allanamiento, motín, etc.) para “defender sus derechos”.

¿Qué podemos esperar de la “educación pública” si ésta quedará de nuevo “privatizada” por vándalos y gánsteres protegidos por las altas esferas gubernamentales, comenzando por el Presidente Andrés Manuel López Obrador?

Ya sabemos qué nos espera con la alianza AMLO-CNTE: chamacos cada vez más “burros” y sometidos a comunistoides “lavados cerebrales”, a través de los cuales se convertirán en masas manipulables y carne de cañón al servicio de la Cuarta Transformación y de su Huey Tlatoani, López Obrador.

Por supuesto que los peores efectos de esta alianza perversa y totalitaria, se vivirán en aquellas entidades federativas en donde la gente pobre no tiene más opción que asistir a los centros de adoctrinamiento de la CNTE: Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, estados en donde el Ganso Cansado de Palacio Nacional pretende establecer su imperio familiar, tipo Corea del Norte.

Gracias a su alianza con la aplanadora adoctrinante de la CNTE, López Obrador tendrá bien domesticadas a las masas hambrientas de las regiones más pobres del país: ¡poco pan y mucho dogma!… la fórmula perfecta de los regímenes comunistas.

Y, claro, mientras la CNTE manipula a los hambreados de la Cuarta Transformación, López Obrador envía a su hijito a un selecto colegio privado de la Ciudad de México, a un colegio “fifí”, a un colegio “neoliberal”, a un colegio “nice”, a un colegio “very cute”… ¡porque la “educación pública” es para los jodidos aborregados, no para los líderes de la “revolución”!

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

Este artículo de análisis y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo del artículo 6º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.