web analytics

Los privilegios sindicales

Luis Octavio Murat Macías.

“Transformada pedagógica y políticamente, la evaluación debe llegar a ser una fuerza instituyente y el punto de enfrentamiento y desarrollo de todos los factores sociales necesariamente implicados por el aprendizaje de un conocimiento científico y técnico […]”. Évaluation et Institution Éducative. Jacques Guillegou. Paris, 1971.

Para que funcionen y cumplan con su responsabilidad los tres poderes del Estado mexicano, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el control mutuo debe ser garantía para evitar la concentración personal del poder proponiendo un orden mayor y clara distribución de las funciones del Estado.

Orden y distribución que no se cumple a cabalidad por la mayoría legislativa de Morena cuando anticiparon “que la votación de las leyes secundarias se defendería y se aprobaría porque así lo quiere el Presidente y nosotros somos su bancada”.

Desafortunada declaración del pastor de los morenos debido a que la función y responsabilidad del legislador es velar y representar los intereses de la nación, no los del Ejecutivo ni los de la CNTE.

“La extrema obediencia supone ignorancia en quien obedece…inclusive en quien manda, el cual no tiene más que querer”. Montesquieu.

La orden sin discusión los morenos legisladores la cumplieron al pie de la letra aprobando por mayoría las leyes secundarias; pero continuará siendo tema de discusión en la Cámara de Senadores, toda vez que el criterio “para fortalecer las escuelas normales, la UPN, y los Centros de Actualización del Magisterio”, es el de asignar plazas a sus egresados sin participar en el proceso de evaluación otorgándoles prioridad sin examen de evaluación ni condiciones de igualdad.

De esta forma, haciendo a un lado el artículo tercero de la Constitución, la Cámara de Diputados aprobó, como decíamos, las leyes secundarias, lo cual significa entregar a la CNTE la Rectoría del Estado en materia educativa y con ello, reavivando el poder del Sindicato más violento del país cuando éste ya había sido controlado por los dos gobiernos anteriores rescatando el control y venta de plazas, y descartando el manipuleo del escalafón magisterial.

De nueva cuenta la CNTE, como en tiempos del gobernador Heladio Ramirez, que entregó la rectoría de la educación en Oaxaca a la Sección 22; hoy el Ejecutivo federal cumpliendo promesas de campaña electoral entrega el control del sistema educativo a un sindicato mafioso que sabe presionar, negociar y chantajear a los gobiernos, ahí donde ejerce su fuerza y violencia con la seguridad de que les da la impunidad, que aún violando la ley, atacando las vías de comunicación, tomando como rehén las instituciones legislativas, paralizando las carreteras, suspendiendo por la fuerza las clases en las escuelas, asaltando y tomando el control de las casetas de peaje, nada les pasará.

Todo eso les avaló la mayoría legislativa de Morena en la votación de las tres leyes secundarias, y luego enviarlas al Senado para su aprobación o rechazo que obviamente no sucederá al tener Morena la mayoría de senadores y porque la orden ya fue dada desde la Plaza Mayor.

Queda claro que la CNTE al asumir, de nueva cuenta, el control de la educación aumentará su clientelismo al favorecer a los egresados de las normales con plazas no ganadas por concurso ni evaluación para que empiecen a trabajar en los lugares que los egresados escojan.

Además, la CNTE sumará a su movimiento político a los trabajadores de la educación que no tienen nombramiento como es el caso de Oaxaca, en donde existen irregularidades de hasta 5 mil incidencias administrativas como las de maestros cesados, pagos atrasados, revisión de bonos, falta de pago de pensiones y de primas de antigüedad.

La aprobación de las tres leyes secundarias significa un fuerte golpe a la educación en México, al priorizar un sindicalismo eminentemente político y no educativo, decisión que habrá de lamentarse toda vez que la reforma educativa no garantiza una educación de calidad y si una militancia político-sindical más poderosa, es decir, mucha política populista y menos educación que ensanchará, todavía más, la brecha existente entre los alumnos de las escuelas públicas y las escuelas privadas, lo que en el futuro se traducirá en mayores y menores oportunidades en el mercado de trabajo, gracias a los legisladores de Morena.

La nueva reforma Educativa y sus leyes secundarias se sintetiza en mucha política y menos educación.

@luis_murat