web analytics

La Cosa muy Nostra

0
618

Miryam Gomezcésar.

Cuando las manifestaciones en el país exigiendo resultados por la desaparición de personas, la mala actuación de las autoridades y la imperiosa necesidad de respuestas, las cosas se encaminan a una situación muy ruda si no se procede con prudencia.

La realidad, que supera cualquier fantasía, hoy nos receta  una secuela que parece sacada la novela de Jorge Edwards “Los convidados de piedra”. En un episodio que describe la vida social de la llamada alta burguesía, hay pasajes que parecen sacados de la fantasía pero corresponden a la realidad.

La cita fue en la Hacienda Jalapa el 18 de mayo, cuando para  celebrar la boda de la hija mayor del abogado Juan Collado Mocelo, se reunieron las figuras más conocidas y temidas de la política mexicana en el pasado reciente.

Sentados en la mesa principal a la diestra y siniestra del abogado y los desposados, los invitados especiales pudieron intercambiar miradas, sonrisas y comentarios, mientras los meseros, los chóferes o los guardaespaldas, escuchaban y observaban cuanto sucedía a su alrededor en esos trajines tan extravagantes como ruidosos.

¿Quién diría que esa miel sobre hojuelas que deleitó por igual a Enrique Peña Nieto, a Diego Fernández de Cevallos, a Eduardo Medina Mora, a Carlos Romero Deschamps, a Raúl Salinas de Gortari, a Luis María Aguilar, a Alfredo Gutiérrez Oriz Mena, a Enrique Ochoa Reza, a Alfredo del Mazo, a Manlio Fabio Beltrones y a Rosario Robles Berlanga, entre otros finísimos asistentes que días más tarde pasarían de la satisfacción de haber estado en un encuentro tan especial y exclusivo, a la angustia de formar parte del escándalo más abrumador, espantoso y temerario de los últimos tiempos?

Guardadas las debidas proporciones, la boda de la hija de Juan Collado Mocedo nos recuerda también algunos pasajes o escenas de la novela de Mario Puzo “El Padrino”, pero a la mexicana. El filme donde Francis Ford Coppola muestra los pormenores de la boda de la hija de Vito Andolini (Don Corleone), el más poderoso líder de la mafia siciliana, integrante de la Cosa Nostra. Cualquier parecido con la realidad en estos días, es mera coincidencia.

En México, el apetitoso banquete que fue servido en tres tiempos, consistió en un menú con una infalibe receta usada por el gobierno norteamericano, en tiempos del presidente Herbert Clark Hoover (entre 1929 a 1933), durante la llamada Ley Seca (Ley Volstead) que prohibía la fabricación, importación, exportación, transportación y venta de licores y fue la temporada de esplendor del crimen organizado en esa nación.

En la época de la prohibición, cuando el famoso agente Eliot Ness (jefe de un grupo compacto integrado por nueve agentes incorruptibles, identificado más tarde como Los Intocables por los medios de comunicación), trabajaba en el Departamento del Tesoro, fue responsable de capturar al multimillonario líder del mafia italo-norteamericana Al Capone, quien fue el creador del llamado Sindicato del Crimen, en ese entonces el bandido más buscado por el FBI.

El poderoso traficante fue detenido en 1931 tras una larga persecución que el escurridizo gánster logró sortear gracias a su capacidad para sobornar a los gobiernos en una época muy compleja para la economía de ese país. Finalmente, tras ser detenido, el temido criminal fue sometido a juicio por evasión de impuestos y más tarde encarcelado en Alcatraz, una prisión de alta seguridad en una isla con ese nombre.

Primer tiempo: Juan Collado Mocedo, detenido por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República, por delincuencia organizada y lavado de dinero. Rosario Robles Berlanga, detenida y vinculada a proceso por ejercicio indebido de la función pública en la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social y de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano, por la llamada Estafa Maestra; fue encarcelada  en el Centro de Readaptación Femenil en Santa Martha Acatitla, en la alcaldía de Iztapalapa de la Ciudad de México.

Segundo tiempo: Eduardo Medina Mora renuncia como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por una investigación realizada por la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía General de la República, por lavado de dinero (no le cuadran las cuentas) y delincuencia organizada.

Tercer tiempo: (por elegir) Romero Deschamps, Peña Nieto o Salinas de Gortari ¿quién sigue?

Estamos frente a hechos insólitos que muestran la férrea composición de la estructura perversa por donde se maneja el poder público. Se trata de una mafia con identificación de liderazgos que ha sido protegida infiltrando a los tres Poderes del Estado mexicano: el Ejecutivo, el Legislativo y, principalmente, el que garantiza impunidad como supuestamente ha sido el Judicial.

La otra cara de las circunstancias es la pesada deuda externa que arrastra el gobierno federal y limita el desarrollo. Los privilegiados del sistema, altos funcionarios, empresarios, políticos, deportistas, instituciones, representantes populares, entre otros, ni se preocupan por el monto de su pasivo porque ya conocen el camino de la salvación terrena, protegidos por el perdón acordado con los gobiernos.

Lo que resulta peor e injustificable es la forma como los ciudadanos cumplidos han sido sistemáticamente acosados por el fisco, amonestados y embargados si no cumplen a tiempo su pago de sus impuestos. Duele el trato disparejo, inmoral tristemente permitido.

Si se tratara de un juego de béisbol, diríamos que al Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) le han tocado los mejores lanzadores. En esta ocasión fue la organización FUNDAR, que al hacer público el resultado parcial de su investigación (por el amparo de 201 contribuyentes), que aportó los nombres de los beneficiarios (personas físicas o morales) y exhibió la inescrupulosa trampa que ocasionó el clima de enojo y discusión presentes en todos los ámbitos y sectores sociales por el tamaño del boquete que, bajo el amparo “legal” de los gobiernos anteriores Calderón Hinojosa/Peña Nieto, permitió el desafortunado atrevimiento.

Pero la aparición en la lista de los condonados que publica la FUNDAR, de la líder de Morena Yeidckol Polevnsky y de la titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara Espinosa, impidió entusiasmar al presidente. Las mujeres involucradas reaccionaron con una misma justificación “fue un error de mi contador”, una respuesta para ingenuos que muestra el lado flaco del gobierno federal, obligado a explicar las razones para permitir tan lamentables contradicciones. ¿Eso es honestidad?

No son las únicas figuras cuestionadas que deberían hacerse a un lado si realmente apoyan al presidente. Lo mismo sucede con otras presencias igual o más incómodas, son algunos colaboradores polémicos que llevan el peso de su pasado reciente con señalamientos de corrupción no aclarados, como el director general de la CFE, Manuel Bartlet Díaz, el senador Manuel Velasco C., o tantos otros insostenibles cuya permanencia en el gobierno daña la imagen, son negativos para el gobierno federal.

Lo que está en juego en el país es la legalidad, el estado de Derecho, la estabilidad, la tranquilidad esquilmada a los mexicanos por una banda de canallas dispuestos a todo con el poder de su cretinismo inmoral y su increíble menosprecio a los demás. Los mencionados, son apenas algunos nombres de los primeros casos exhibidos.

Ojalá que el entuerto sirva para corregir errores. La iniciativa presidencial de AMLO,enviada al Congreso para prohibir el indulto a deudores, es apenas una primera medida. Toca al Legislativo hacer lo propio para impedir la conmutación tributaria. El descalabro brutal a la economía así lo requiere. El daño causado tiene que ser resarcido de alguna forma, lo contrario sería arriesgar innecesariamente.

Hablando de la lista de la Fundar, la extensa y minuciosa lista de favorecidos que publicaron también incluye empresas locales del estado, como la Naviera Turística de Quintana Roo, S. A. de C. V. (NTQ8412227E4), a la que condonaron en el 2007, la cantidad de 24  549 218 millones de pesos de un adeudo original, entre otras personas físicas o morales que se acogieron al marco legal para dejar de pagar o pagar menos.

Ojalá que el entuerto sirva para corregir errores. La iniciativa de AMLO enviada al Congreso con el propósito de prohibir el indulto a deudores, es apenas una primera medida. Toca al Legislativo hacer lo propio para impedir la conmutación tributaria. El descalabro brutal a la economía ocasionado lo requiere y tiene que ser resarcido de alguna forma, lo contrario sería muy arriesgado.

Por lo pronto, hay un tropel de solicitudes de amparo en los juzgados de quienes no quieren ser balconeados con la publicación de su nombre o el de su empresa que fueron beneficiados por el SAT. ¿Cómo es posible mitigar así tanta pobreza?

Pero si alguien creyó que las cosas en Quintana Roo han cambiado, que hay avance como asegura el gobernador Carlos Joaquín González, craso error de apreciación porque se siguen cometiendo absurdos que arriesgan a los habitantes, a la población flotante y al turismo todos los días y esto puede observarse desde cualquier ángulo de la vida social, económica y política.

Como ejemplo, uno muy preocupante. En ocasión al color parduzco adquirido por las algas submarinas que se quedan en el fondo del mar sin existir poder humano que logre evitarlo o con suficiente capacidad para extraer todo el sargazo pese a que los gobiernos y empresarios han destinado un gran esfuerzo financiero, material y humano para retirarlo, la flora que queda, que es fácilmente visible desde la altura, afecta el cautivador color azul turquesa representativo del mar Caribe.

En este sentido y ante el reclamo de los mayoristas, un grupo de hoteleros en Puerto Morelos, preocupados por estas condiciones que afean el principal atractivo de los litorales, decidió probar con agua pintada que inyectan con un sistema de bombeo para hacer que recupere su natural tonalidad.

Al respecto, el Presidente de Protocolo Puerto Morelos Carlos Gosselin Maurel dijo “Ese color chocolatoso obedece al sargazo que se hundió el año pasado y está a las orillas de la playa. Por ello, con ayuda de un “dron” lo estamos registrando mientras que en el hotel Paraíso la Bonita, en Puerto Morelos, hacemos el experimento que consiste en un bombeo de agua azul, a 150 metros para generar una corriente que traiga agua de color azul”.

Es probable que por ignorancia, algo que suena extraño y que podría ser normal, hoy nos sorprenda e inquieta. Tal vez este procedimiento ya haya sido probado en otras ocasiones y obtenido resultados exitosos, pero no estamos hablando de pintar con óleo sobre algún lienzo sino el agua que drenan al mar y aquí surgen dudas de su impacto en la sanidad de la fauna marina, de los usuarios de esas playas y las consecuencias de contaminar los ecosistemas como las barreras de corales  con productos químicos.

En este sentido, los gobiernos necesitan mejorar su comunicación, están obligados a proporcionar información precisa, lo indicado y recomendable sería publicar los permisos de las dependencias Semarnat, Profepa y Salud. De otra forma ¿No es una forma de arriesgar la actividad?

Fuentes:

https://www.gob.mx/fgr/articulos/agencia-de-investigacion-criminal

https://es.wikipedia.org

https://fundar.org.mx/