web analytics

Alicia Alonso, la bailarina más universal de Cuba

0
374

México .— Alicia Alonso, la bailarina cubana más reconocida a nivel mundial y quien murió este jueves, tejió varias leyendas a su alrededor, algunas asociadas a su virtuosismo técnico e interpretativo dentro de obras clásicas, otras a la decisión de seguir bailando pese a la progresiva pérdida de visión y la voluntad de mantenerse activa en escena hasta muy avanzada edad.

Fundadora del American Ballet Theatre en Estados Unidos, y del Ballet Nacional de Cuba, al cual dirigía, se convirtió en una de las personalidades más relevantes en la historia de la danza y constituye “la figura cimera del ballet clásico en el ámbito iberoamericano”, de acuerdo con la Enciclopedia Colaborativa Cubana (Ecured).

Su actividad profesional comenzó durante 1938 en Broadway, al debutar en las comedias musicales Great Lady y Stars in your eyes. Un año más tarde ingresó al American Ballet Caravan, antecedente del actual New York City Ballet. Se incorporó al Ballet Theatre of New York en 1940, año de su fundación, momento en el cual inició su carrera como intérprete de las grandes obras del repertorio romántico y clásico.

Alicia Alonso, llamada por sus amigos como “Hunguita” o “Hunga” (por ser muy morena, de pelo y ojos negros, pareciendo una “pequeña húngara”), desde  muy niña comenzó su vida en el mundo de la danza, cuando viajó con su hermana mayor a España, lugar en donde aprendió a tocar las castañuelas y los rudimentos de las danzas españolas.

A los 9 años ingresó en la clase habanera del maestro ruso Nikolai Yavorski, dentro de la Sociedad Cultural Pro-Arte Musical. Allí poco después hizo su primera aparición escénica en el vals de El Cascanueces. Viajó a Nueva York por primera vez en 1937, donde se casó con Fernando Alonso, a quien ya conocía de la clase de Yavorski; entró en la School of American Ballet y, entre otros, tuvo cuatro maestros decisivos: Enrico Zanfretta, Alexandra Fedorova, Anatole Vilzak y Anthony Tudor.

 

Premios 

Después aprendería con Vera Volkova en Londres y Olga Preobrayenskaya en París. Apareció en Broadway dentro de los musicales Great Lady (1938) y Stars In Your Eyes (1939) e hizo su primera gira con el Ballet Caravan en ese mismo año, encarnando su primer papel protagónico en Billy the Kid, de Eugene Loring, ballet con argumento del lejano Oeste, refirió el periódico español El País.

Con la compañía Ballet Theatre (después American Ballet Theatre: ABT) asumió creaciones históricas: Undertow (Tudor/Schumann); Theme and Variations; Fall River Legend. Bronislava Nijinska le creó Schumann Concerto y Enrique Martínez, Tropical pas de deux. Se hizo leyenda su primera aparición como la protagonista de Giselle, el 2 de noviembre de 1943, con Anton Dolin, cuando sustituyó a la inglesa Alicia Markova, quien había enfermado.

A lo largo de su carrera Alicia Alonso (nacida un 21 de diciembre de 1920 y quien murió este jueves 18 de octubre en La Habana, Cuba), obtuvo el Premio Revista Dance Magazine en Estados Unidos (1958); el Premio “Anna Pavlova”, de la Universidad de la Danza en París, Francia (1966); además, durante julio de 2017, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura le concedió la distinción Embajadora Mundial de la Danza, lo anterior sucedió en la ciudad española de Segovia, durante el 35 Congreso Mundial ITI-Unesco de Artes Escénicas.

El 27 de diciembre de 2018, el Instituto Latino de la Música nombró a la Prima Ballerina Assoluta como Estrella del Siglo por su labor frente a la escuela cubana de ballet; asimismo, fue investida con el grado de Doctora Honoris Causa por la Universidad de La Habana, el Instituto Superior de Arte de Cuba, la Universidad Politécnica de Valencia, de España, y la Universidad de Guadalajara, México (2002).

El Estado mexicano le confirió la Orden “El Águila Azteca” en 1982; cuatro años después, el Instituto Nacional de Bellas Artes le ofreció un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, con motivo del cincuentenario de su debut escénico, en el cual participaron los alumnos de la Escuela Nacional de Danza, así como bailarines del Ballet Nacional de Cuba y de la Compañía Nacional de Danza de México.

NTX