web analytics

Independentistas bloquean el aeropuerto en Barcelona

Madrid.- La movilización popular congregada en torno al llamado “tsunami democrático”, como respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del proceso separatista, está bloqueando los accesos al aeropuerto de Barcelona, sobre todo la Terminal 1, que es por circulan la mayor parte de los vuelos internacionales. Además, desde la frontera de Girona con Francia, impidieron el paso a los trenes de alta velocidad que comunica Francia con la península ibérica y los trenes regionales de Cercanías.

Unas horas de que desde la sede del Tribunal Supremo, en Madrid, se diera a conocer la sentencia con la que fueron condenados a penas de prisión a nueve de los doce políticos catalanes procesados por su participación en la declaración unilateral de independencia fallida de octubre del 2017, miles de personas salieron a las calles para expresar su frontal rechazo a la condena y a la “justicia española”.

Los dirigentes independentistas, encabezados por el ex vicepresidente Oriol Junqueras, fueron condenados por los delitos de sedición, malversación de caudales públicos y desobediencia a unas penas que oscilaron entre los nueve y los 13 años de cárcel y de inhabilitación. Mientras que se reactivó la euroorden de detención contra el ex presidente Carles Puigdemont y cuatro ex consejeros que se encuentran refugiados en otros países europeos desde hace dos años.

Al llamado a los partidos independentistas y de las asociaciones civiles Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, en coordinación con los Comités de Defensa de la República (CDR´s), hicieron un llamado a la movilización popular para cerrar las vías de acceso al aeropuerto de Barcelona y para intentar paralizar la red de trenes de alta velocidad.

A pesar de que los manifestantes intentaron entrar a la estación de Sants, en Barcelona, no lo lograron, pero sí pudieron paralizar los trenes de alta velocidad que venían desde Girona a Barcelona, con lo que prácticamente todos lo trenes que procedían de Francia no pudieron terminar su trayecto.

En el aeropuerto barcelonés ocurrió algo parecido; las calles de acceso y las propias instalaciones del inmueble fueron tomadas por los manifestantes, que hicieron una sentada pacífica para impedir que los viajeros, la mayoría extranjeros, lograran llegar a sus vuelos.

En esta protesta se registraron algunos momentos de tensión, cuando la policía empleó la fuerza para impedir que se tomaran el resto de las instalaciones de la terminal aérea.