La apuesta perdida de AMLO

0
596

Francisco Garfias.

Al presidente le volvieron a fallar sus datos. La economía mexicana está lejos de ir bien. Números del INEGI confirman que llevamos tres trimestres consecutivos sin crecimiento.

De julio a septiembre fue de 0.01 por ciento. Oficialmente estamos en recesión técnica. “Al borde del precipicio”, para ponerlo en palabras del ex titular de la SHCP, Carlos Urzúa (El Universal, 25 de noviembre, 19).

El dos por ciento de crecimiento que AMLO pronosticó para este año se esfumó. Apostó públicamente y perdió. Sería bueno que lo reconociera. Es paso es obligatorio para corregir.

Ya ni el secretario de Hacienda, ni el coordinador de Morena en la Cámara baja se atreven a decir que vamos bien.

Arturo Herrera reconoció que la economía nacional crece a niveles más bajos de los esperados. Mario Delgado por fin admitió que caminamos hacia la recesión.

El panorama es desolador. Cuando no se crece no hay recursos para salud, campo, vivienda, educación. Ni siquiera para los programas clientelares de la 4T. “No va a haber recursos (y punto)” sintetizó la senadora del PRI, Vanessa Rubio.

De allí la importancia que el Presidente le da al TMEC. Es la única señal de confianza que les queda, después de que el Bank Of América y Merryl Lynch coincidieron en que estamos en recesión técnica.

Aunque esa firma no aportaría mucho en materia del PIB para este año, “quizá evitaría que el dato anual sea negativo, aunque sea de cero o de 0.1, que es nada”, nos dice un observador financiero.

* * *

En la mañanera de ayer, AMLO reconoció que los electorales no son los mejores tiempos para negociar tratados comerciales.

“Voy a enviar un comunicado a los congresistas en los mejores términos, no con ánimo injerencista, sino exhortando de manera respetuosa a que no se posponga la aprobación de este tratado.

“Lo vamos a hacer en esta semana, se va a presentar ese documento. Lo vamos a dirigir de manera muy particular a la señora Pelosi, que es la dirigente de la Cámara de Representantes”.

Un apunte antes de salirnos del tema. Es un axioma decir que el gobierno de AMLO, a través del SAT, ha endurecido las medidas para combatir la evasión y la elusión fiscal. El cobro de impuestos no es popular, aunque sí lo es eliminar el perdón en el pago de impuestos.

Alguna vez José Antonio Meade nos dijo que la Secretaría de Hacienda no es el mejor lugar para construir una candidatura. Ya la veía venir. Por esa razón nos llamó la atención la encuesta AMLOVEmetrics de Noviembre, que apenas publicó SPD Noticias.

A la pregunta ¿Usted considera que estas políticas del SAT son terrorismo fiscal o justicia tributaria? El 63 por ciento respondió que es justicia tributaria y solo el 37 que es terrorismo fiscal.

Yo habría respondido lo segundo.

* * *

La Suprema Corte tiene en la Ley Bonilla la gran oportunidad de demostrar que se mantiene como poder autónomo frente a esa aspiradora de los otros poderes y los órganos autónomos que es la 4T.

Podríamos suponer que el jefe del Ejecutivo controla a los ministros Yasmín Esquivel y González Alcántara, elegidos por la aplanadora de Morena en el Senado.

Sabemos que el presidente del máximo tribunal, Arturo Zaldívar, no esconde su afinidad ideológica con AMLO.

Si le sumamos a la suplente de Eduardo Medina Mora , que está por elegirse con la mayoría obradorista, tendrían los números para bloquear cualquier acción de inconstitucionalidad contra la Ley Bonilla.

Los riesgos de que esto suceda los expuso Cuauhtémoc Cárdenas, en la entrevista que ayer le hizo Ciro Gómez Leyva.

“Si la Corte aprobara la prolongación a cinco años (del mandato a Bonilla) estaría dejando abierto a que cualquier legislatura local o la federal, alargara o acortara los períodos para los que se eligió a un funcionario.

“Es una elección por dos años, no debe ser ni un minuto más. Esperemos que no vaya a fallar equivocadamente. Se acabaría uno de los poderes que es el Judicial”, alertó el Ingeniero.

Nos dio gusto ver a Cárdenas en pie de lucha contra la inconstitucional Ley Bonilla, junto con el ex gobernador del PAN, Ernesto Ruffo. ¿Embrión de algo?

FIN.