web analytics

La controversia

0
273

Dolores Colín.

Durante el proceso de selección de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, se rompieron puentes entre las diversas fuerzas políticas del Senado de la República, la designación de Rosario Piedra Ibarra quedó sin la validez que la sociedad mexicana debe darle a un órgano autónomo que se ha construido para evitar abusos y omisiones de las autoridades en materia de violación de los derechos humanos.

En el Senado, los legisladores de Morena recibieron el mensaje que les envió el Presidente López Obrador el 5 de noviembre desde la mañanera: “Yo a Rosario le tengo mucha admiración, mucha, mucha admiración…Esta es una decisión que va a tomar el Senado. Yo prefiero más a la gente que ha padecido, que ha sufrido en carne propia la violación de los derecho humanos, entregarles a ellos la encomienda, porque los que han estado ahí, que vienen de los institutos jurídicos ¿qué han hecho?”. Después, en el pleno la votación de la terna tuvo dos intentos, pero no se alcanzó la mayoría calificada.

La denuncia y protesta de la fracción panista en la Cámara de Senadores, llevó a Ricardo Monreal a ofrecer la reposición de la tercera votación, lo que permitió iniciar la sesión. Allí, el líder de Morena, al hacer la propuesta invitó a su bancada a votar en libertad con  un resultado adverso a su iniciativa, lo que confirmó el resultado del 7 de noviembre y  fue calificado como fraudulento por las fuerzas políticas de oposición.

Es así, como Rosario Piedra Ibarra, fue designada como nueva Presidenta de la CNDH; sin embargo, el zafarrancho que se vivió en la Cámara alta, cuando tomó protesta le abolló su nombramiento. Los retos que deberá enfrentar en primer término será defender la autonomía; deslindarse del poder ejecutivo y poner límites a los servidores públicos que violan los derechos humanos de los grupos vulnerables.

Pero también dentro de sus primeras acciones tendrá que precisar que sí cumplió con los requisitos para dirigir el órgano autónomo defensor de los derechos humanos. Lo cuestionable del procedimiento queda en el Senado, pero  el requisito de no ocupar un cargo en un partido, un año antes del proceso de selección, está en duda. La aprobación presidencial ya la tiene, a diferencia de su antecesor, Luis Raúl González Pérez, quien realizó un trascendente trabajo institucional y fue gravemente descalificado por el titular del Ejecutivo.

SUSURROS

  1. El Congreso de Michoacán aprobó por unanimidad el exhorto presentado por el diputado local Alfredo Ramírez Bedolla para buscar que Pátzcuaro sea reconocido por la Unesco como patrimonio cultural de la humanidad, un trabajo coordinado por la Secretaría de Cultura, el INAH, el Gobierno del estado y el Gobierno municipal. El alcalde Víctor Báez, agradeció al congreso la iniciativa y solicitó recursos para lo que llamó dignificar espacios, ya que uno de los principales problemas para alcanzar la denominación de ciudad patrimonio es el comercio informal en diversos puntos del pueblo mágico.