La fuerza guerrillera de la risa en el Teatro Helénico

0
250

México .— El payaso brasileño Teotónio se presentó en el Teatro Helénico frente a un público que le acompañó con risas y aplausos. Esta presentación formó parte del 7o. Encuentro Internacional de Clow —que está del 13 al 20 de noviembre en diferentes sedes de la Ciudad de México—, el cual convoca a diferentes artistas internacionales y nacionales de este género.

Al comienzo de La Scarpetta-Lume el artista brasileño Ricardo Puceti entró por una de las puertas laterales del inmueble, paulatinamente fue bajando hacia el escenario entre las butacas del público, las personas le ayudaba en su andar y se creó así un lazo de comunicación entre el artista y los asistentes.

Después de bailar y ejecutar algunos actos de contorsionismo, el payaso brasileño se aproximó hasta el escenario, donde lo esperaba una escenografía sencilla y delicada; dos flores sobre dos bancos, y una pequeña carpa donde resguardaba los artículos que le acompañarían durante todo su acto, entre ellos, un muñeco ventrílocuo de apariencia oriental.

El espectáculo del payaso Teotónio estuvo compuesto por magia y actos de equilibrismo que realizó con un bastón de madera y una botella de cristal, malabares con platos y huevos, así como la interpretación de diversas canciones y bailes que fueron celebrados y recibidos con entusiasmo por los espectadores a lo largo del show.

Ricardo Pucceti es artista, payaso, director y miembro fundador de la compañía brasileña LUME Teatro; estudió teatro en la Universidad de Campinas antes de unirse a dicha empresa en 1968; es protagonista y director de La Scarpetta-Lume. 

Pucceti es considerado un referente internacional en el arte del Clow por su labor artística y compromiso como investigador del género. Dentro de su presentación en el marco del Encuentro Internacional de Clown, logró mostrar al público las posibilidades creativas y escénicas de esta disciplina mediante un espectáculo de potencial anárquico de la risa y la fuerza guerrillera del payaso, así como su poder subversivo de transformación.

NTX