Niegan amparos contra designación de Rosario Piedra Ibarra

México.- Los juzgados Décimo Primero de Distrito y Décimo Sextó en Materia Administrativa en la Ciudad de México negaron otorgar amparos al senador Emilio Álvarez Icaza y a la organización no gubernamental Derechos Humanos y Litigio Estratégico Mexicano, contra la designación de Rosario Piedra Ibarra, como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con los expedientes 1580/2019 y 1688/2019, los impartidores de justicia desecharon los recursos por considerarlos notoriamente improcedentes.

Tanto el senador como la organización no gubernamental reclamaron que se anulara la sesión ordinaria en el Senado de la República del 7 de noviembre pasado donde se eligió a la activista como presidenta de la CNDH por el periodo 2019-2024, quien apenas esta semana tomó protesta.

En el caso del senador Emilio Álvarez Icaza, presentó la demanda de amparo el lunes 11 de noviembre en el juzgado décimo primero administrativo, y en la cual respondió que “En principio, debe señalarse que las causas de improcedencia, deben ser examinadas de oficio por el órgano jurisdiccional que conozca del juicio de amparo. En ese orden de ideas, al actualizarse de manera manifiesta e indudable la causa de improcedencia invocada SE DESECHA DE PLANO POR NOTORIAMENTE IMPROCEDENTE LA DEMANDA DE AMPARO”.

El colectivo Derechos Humanos y Litigio Estratégico Mexicano también reclamó la emisión de la convocatoria a la sesión ordinaria del jueves 7 de noviembre de 2019, en la que la Soberanía elegiría al presidente de la CNDH; la conducción de la votación para la elección del presidente de organismo, la instrucción al Secretario de la Mesa Directiva, senador Primo Dothé Mata, de darle cuenta con el resultado de la votación de la elección del presidente de CNDH, así como el resultado de la votación, por mencionar algunos.

El miércoles de esta semana, Ibarra Piedra Rosario Piedra rindió protesta ante el pleno del Senado como nueva presidenta de CNDH, en medio de un zafarrancho, entre gritos y empujones de legisladores del PAN, quienes trataron de impedir la ceremonia, pero chocaron con el grupo mayoritario, que en todo momento protegió a la activista ante el embate blanquiazul.

La Jornada / César Arellano García