¿En Tamaulipas no pasa nada?

Raúl Flores Martínez.

Algo que debe de llamar la atención, es la respuesta que tiene el gobierno del estado de Tamaulipas ante la rapidez de las redes sociales al dar a conocer algunos hechos de violencia.

Algunos medios digitales han tratado de desacreditar a algunos usuarios de redes sociales que dan a conocer estos hechos.

Algunos compañeros periodistas que jamás han estado en Nuevo Laredo o Reynosa; que jamás han escuchado el silencio que se queda después de un concierto de rifles semiautomáticos, como el AK-47 o R-15, hoy se ponen a escribir respecto a que no hay violencia en Tamaulipas.

Llama la atención una nota de Infobae, titulada Cártel del Noreste en Tamaulipas: la realidad detrás de las supuestas amenazas a la población en redes sociales, donde se señala que la información que se publica sobre algunos hechos de violencia es falsa.

Quizá a la colega @Ilse_becerril, autora de esta nota le hacen falta algunos datos extras para complementar su nota; quizá le haga falta retroceder una década, donde Los Zetas dueños de Tamaulipas utilizaron la misma estrategia que hoy está usando el gobierno del estado.

Una estrategia que hoy el Cártel del Noreste aplica para silenciar a periodistas y funcionarios con la única finalidad de evitar que se filtren imágenes o información sobre la violencia que se genera en este estado del país.

Hay reglas dentro del periodismo, una de ellas va más allá de tener la declaración del funcionarios que siempre será la misma, “No pasa nada”, “Son mentiras”, “Estamos trabajando” o la más fácil, descalificar a quienes dan a conocer la realidad, esa regla es tener ambas partes funcionarios-ciudadano-estar en el lugar.

Durante más de 19 años de cubrir crimen organizado, Fuerzas Armadas, de especializarme en temas de seguridad y de estar diversas ocasiones en Tamaulipas; sé cómo trabaja el recién CDN/Zetas y no dudo que estén aplicando la vieja estrategia del silencio, ahora de la mano con el gobierno del estado.

Hablar o escribir de Tamaulipas, requiere más allá de una simple llamada telefónica con el vocero del estado, cuyo papel, es decir sin parar que todo está bien y descalificar a todo aquello que daña la imagen que debe defender.

Escribir o hablar de Tamaulipas, es escuchar a los ciudadanos que ven pasar las camionetas robadas que les ponen blindaje artesanal, es saber qué hacen los “Marucheros”, es estar en el lugar cuando está la refriega, cuando se escucha el vómito de balas que pasan muy cerca de la cabeza de quienes hemos estado en medio de un enfrentamiento entre Fuerzas Armadas y sicarios.

Tamaulipas es un estado que está podrido desde hace varias décadas, antes con Los Zetas, hoy con el CDN y su brazo armado “Tropa del Infierno”; un estado donde algunos añoran que el llamado “Marino Loko”, “Señor Thor” o “Señor del Martillo”, llegue a ponerles un alto con su equipo especial de la Armada de México.

Mi Solidaridad con @loba_indomable, @LPueblo2,@codigo_negro,R_CodigoRojo, quienes puntualmente informan lo que pasa en Mataulipas en tiempo real y están tratando de ser descalificados.