#LadyCinépolis: producto esperable de la monstruosa mitología feminista

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Fue noticia de la semana y hashtag. El video circuló profusamente por todas las redes sociales. Se trata de #LadyCinépolis: una chamaca que, primero, despliega una conducta anti-social, carente del más elemental civismo, para, después, amenazar con interponer una denuncia falsa en contra del varón que la reconvino. Va la historia…

Una joven y su madre ingresaron en una sala de la cadena Cinépolis, colocando sus pies encima de las butacas ubicadas frente a sus respectivos asientos, conducta claramente reprobable. Un empleado de la empresa las reconvino y las “damas” lo agredieron a patadas, razón por la cual el empleado decidió grabarlas a objeto de generar pruebas con respecto a lo sucedido.

El zafarrancho ameritó la presencia de la fuerza pública y, frente a las autoridades policíacas, la chamaca de plano amenazó al empleado de acusarlo de acoso, cuando lo único que hizo el empleado fue cumplir con su deber y documentar la polémica escena con miras a deslindar responsabilidades civiles, cívicas, administrativas y penales.

Tras la amplia difusión del hecho, varios cibernautas dieron a conocer que esas actitudes prepotentes y amenazantes son continuas en ese par de mujeres. Hubo más videos…

¿Qué estamos atestiguando? Lo que yo he venido denunciando desde hace varios lustros: las aciagas consecuencias de la mitología feminista. El feminismo es una ideología irracional, carente de cientificidad, contraria a la lógica y a la metodología de la investigación científica; una mitología que ha llegado a contaminar los espacios público y privado de nuestro país.

Justo por ello, hoy en día se ha vuelto común la acusación sin fundamentos, sin pruebas, sin lógica, sin evidencias. En cascada surgen las acusaciones: “Me acosó”, “Me violó”, “Me maltrató”, “Me violentó”, “Me agredió”, etc. Y, básicamente, las feministas apelan al principio irracional de “¡Yo sí te creo, hermana!”. Creer como acto dogmático, como acto de fe, como acto religioso. No hay pruebas científicas: sólo hay dogmas, hay creencias, hay fe.

Esta monserga irracional subyace a fenómenos como el de #LadyCinépolis, una tipa que, al amparo de la irracionalidad de la mitología feminista, de plano se atreve públicamente a amenazar a un empleado de denunciarlo de acoso. La joven procede así porque sabe que nuestro podrido sistema de justicia ya ha sido suficientemente contaminado por la mitología feminista.

#LadyCinépolis, pues, no es sino la extensión de fenómenos de histerismo colectivo y de irracionalismo social al más puro estilo del #MeToo (2017).

¡Y ahí tenemos a gobiernos, partidos políticos, medios masivos de comunicación, universidades, ONGs y empresas sometiéndose estúpidamente a la mitología feminista!

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

(Visitado 633 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: sáb, 13 Ago.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas