Mañaneras, mentiras y video

Alejandro Rodríguez Cortés

Alejandro Rodríguez Cortés*.

Entre los defensores del presidente Andrés Manuel López Obrador en los medios también hay polarización: están aquellos que tocan al son que les marque el mandatario y su aparato propagandístico, no importa que para ello hagan inconfesables y divertidas maromas argumentativas, y otros que buscan poner en la mesa razones, datos, reflexiones serias de apoyo al obradorismo.

Ni siquiera estos últimos han podido respaldar la absurda puesta en escena del “Quién es Quién en las Mentiras”, acto circense donde los payasos tratan de ridiculizar la labor crítica de los medios de comunicación. Las plumas y voces creíbles que quedan entre los proclives a la mal llamada Cuarta Transformación, han coincidido en que el presidente se equivoca al participar en un ejercicio parecido a una santa inquisición que manda a la hoguera de la intolerancia a aquellas piezas informativas que exhiben las miserias del actual gobierno.

El inquilino de Palacio puede tener razón en apelar a su derecho de réplica. No la tiene al usar los infinitos recursos públicos del Estado mexicano para denostar medios y periodistas. Él no es un ciudadano cualquiera, y su investidura trae consigo la obligación de sujetarse al escrutinio público permanentemente.

Más allá de que los “talk shows” de los miércoles sean una treta de distracción para no hablar de la tragedia que implica el desabasto generalizado de medicamentos en México, de la violencia criminal o de los muertos por Covid, el ejercicio es intrínsecamente perverso. Porque más allá de otorgar magnánimamente la contrarréplica, la ventaja de jugar de local en el Salón Tesorería y la propia tribuna presidencial hace disparejo el juego mismo.

¿Por qué no entonces incluir también en el penoso espectáculo las decenas, cientos, miles de falsedades que López Obrador profiere diariamente en las mañaneras? ¿Por qué si el gran jurado determina que un periodista miente en un reportaje no hay opción para someter a escrutinio un juicio de valor del mandatario sobre una institución autónoma, un opositor o un personaje ideológicamente distante?

¿Acaso no podría ganar puntos en el “mentirómetro” la afirmación de que la gasolina no ha subido, de que ya no hay masacres o de que la economía nacional va bien? Se equilibraría la dispareja contienda en la tremenda corte de las mentiras.

Esta no ha sido la única sección inventada para mantener vigentes las interminables mañaneras. Jesús Ramírez ha hecho gala de creatividad con “moléculas”, “piratas” y patiños preguntones; con filtros perversos para tomar la palabra o incluso para ingresar al foro del espectáculo; con “martes de la salud” o videos de ridículos avances en obras públicas sin sentido. Pero sí es la más ominosa, porque la pantalla verde a la derecha del presidente es una espada de Damocles que se cierne sobre el principio fundamental de libertad de expresión y crítica necesarias en cualquier democracia.

Pero aunque llene espacios, no los ocupa todos. Y para muestra un botón: los videos que en el lapso de un año han mostrado a dos hermanos, dos, que en distintos momentos recibieron dinero en efectivo para financiar ilegalmente la eterna campaña del hoy presidente de la República.

¿Qué trato recibirá este miércoles el material videograbado de David León donde se ve a Martín López Obrador tomando 150 mil pesos? Será muy interesante averiguarlo. Probablemente lo ignoren, o insistan en una transacción de dinero entre particulares. Pero inmediatamente volverán a la descalificación, a la provocación, a la intimidación contra los mensajeros y no a la aceptación del mensaje, contra quienes documentan el doble rasero de un gobierno que se dice diferente pero es incluso peor que los anteriores a los que combatió.

Pasará este miércoles y el show deberá continuar. Y seguramente llegarán nuevos videos incómodos que le quitarán rating al que quiere ser dueño absoluto del escenario, que de cualquier forma responderá -con los riesgos políticos que ello implica- con judicializaciones de presuntos casos de corrupción de sus adversarios.

Sí. Los mismos adversarios que son cruel e injusto objeto de manipulación por parte de mafias conservadoras, molinos de viento que quieren destruir al caballero de la triste figura.

 

*Periodista, comunicador y publirrelacionista

@AlexRdgz

(Visitado 113 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 25 May.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Salir sin miedo

Marissa Rivera.Actualmente hay dos temas que preocupan más a los mexicanos, la inseguridad y la situación económica.El gobierno federal no descansa en maquillar sus cifras,