Derecho a la vida y federalismo ante el fascismo-feminismo de la SCJN

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

No cesan las aberraciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dominada por la “ideología de género”, especialmente por el fascismo-feminismo.

La semana pasada, como ya sabemos, la Suprema Corte despenalizó todo práctica abortiva que se lleve a cabo a voluntad de la mujer, lo que de suyo le permite a toda mujer abortar en cualquier etapa de la preñez. Una aberración jurídica por donde se la vea.

Además, la Suprema Corte declaró inconstitucional la tutela del “derecho a la vida desde la concepción” tal como lo establece la Constitución Política del Estado de Sinaloa. Y cuidado: ese mismo alcance de protección lo tienen otros 20 Estados de la República Mexicana, aproximadamente. Resulta previsible, pues, un descomunal choque de trenes.

Para el caso de Sinaloa, la centralista y totalitaria Suprema Corte sostuvo lo siguiente: “El Pleno consideró que las entidades federativas carecen de competencia para definir el origen de la vida humana, el concepto de “persona” y la titularidad de los derechos humanos, pues ello corresponde en exclusiva a la Constitución General”. ¿Ah, sí, señores ministros? ¿En qué parte de la Constitución General dice eso de forma expresa e indubitable? Lo que sí dice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es que México es una república federal (artículo 40). Y el artículo 124 constitucional dice lo siguiente, de forma contundente: “Las facultades que no están expresamente concedidas por esta Constitución a los funcionarios federales, se entienden reservadas a los Estados o a la Ciudad de México, en los ámbitos de sus respectivas competencias”.

La centralista y totalitaria Suprema Corte de plano no ha entendido en qué consiste el “pacto federal”. Vaya, ni siquiera fue capaz de asomarse a lo que ha sucedido con respecto al aborto al interior de la gran república federal que tenemos como vecina, misma que sirvió de inspiración para definir nuestro actual constitucionalismo: en los Estados Unidos de América, cada Estado se ha reservado, frente a las autoridades federales, su política con respecto al aborto, lo que incluye la definición explícita o implícita del bien jurídico tutelado, a saber: la vida humana.

Por ello, en esa república federalista llamada “Estados Unidos de América”, podemos encontrar entidades federativas o Estados que tienen severas restricciones con respecto al aborto (p.e. Alabama, Georgia, Ohio, Kentucky, Misisipi y Luisiana), frente a otras que incluso permiten el aborto hasta la semana 24 de gestación y después de ésta en ciertas circunstancias (p.e. Nueva York). Así pasa allá, porque allá sí saben qué significa y qué implicaciones tiene un “pacto federal”.

Obvio, eso no lo entiende nuestra actual y putrefacta Suprema Corte porque está totalmente sometida a dos perniciosas influencias centralistas y totalitarias: la dictadura populista de Andrés Manuel López Obrador y el adoctrinamiento forzado en “ideología de género”, especialmente en mitología feminista.

El debate en torno al aborto no sólo debe considerar los avances en materia de embriología: debe, asimismo, considerar que el “pacto federal” supone que esas comunidades políticas locales llamadas “Estados o entidades federativas” son un conjunto de entidades regionalmente plurales, las cuales deben tener su propio peso específico cuando se trata de definir los alcances de los “derechos humanos” a nivel local.

¡Y tanto que nos quejamos, por décadas, del centralismo autoritario del Priato!

Por supuesto que yo rechazo tajantemente el centralismo fascista-feminista de la actual Suprema Corte de Justicia de la Nación y, como ya lo he expuesto en otras publicaciones, sostengo que el tema del aborto debe ser resuelto a nivel de cada entidad federativa, mediante plebiscito o consulta popular y tras un debate serio sobre el asunto. Y, por supuesto, todo resolutivo en la materia debe estar sujeto a permanente revisión según los avances de la ciencia y de los pactos políticos.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

 

(Visitado 609 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio (USD) - CurrencyRate.Today

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

3 años de AMLO y de otros datos

Más becas, violencia contenida, pandemia domada, medicinas ya casi son distribuidas, ya no más neoliberalismo, ya no más corrupción y ya no más lo mismo

“¡Al carajo con ese cuento!”

Francisco Garfias. Cuando el presidente López Obrador apareció en el Zócalo era de día. Conforme avanzó en la crónica de sus tres años de gobierno

Ebrard, el hombre del Grupo de Puebla

Rubén Cortés. La sucesión presidencial se despejó notablemente esta semana: el presidente reafirmó, por si hacía falta, a la Jefa de Gobierno como su corcholata, y

¡La inseguridad que nos dejaron!

Raúl Flores Martínez.Hay frases que aún me siguen dando vuelta en la cabeza, frases pronunciadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quién a pesar