Desde el 68, la UNAM siempre ha sido “chaira”

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

¿Qué tan desesperado estará el Presidente López Obrador que, ahora, mira polvaredas en donde ni brincos hubo? ¡Miren que salir con la vacilada de que la UNAM “se derechizó” es para botarse de la risa! ¿Tan mal percibe a su propio gobierno como para necesitar estas vulgares cortinas de humo?

Para el Presidente de la República, basta con unos datos aislados para concluir que la UNAM “se derechizó”. Basta con que algunas rectorías encabezadas por personajes allegados a los gobiernos del PRI hayan querido medio reformar a la UNAM, para que AMLO concluya que la UNAM se ha “derechizado”.

¡Oh, qué “gran pecado neoliberal” querer cobrar cuotas módicas a quienes se benefician directamente de los servicios que presta la UNAM!

Caramba, López Obrador habla de justicia y se dice liberal y no entiende que es justo que quienes se benefician directamente de los servicios de la UNAM deban pagar por ello. ¿Cuántos contribuyentes pagan impuestos para que la UNAM exista y funcione y jamás la han pisado ni la pisarán? Se trata de un elemental criterio de justicia que ya se aplica en muchos ámbitos de la economía pública: carreteras, aeropuertos, agua potable, electricidad, deportivos, museos, transporte público, etc.

Y más allá de los fallidos intentos de aplicar este elemental criterio de justicia, debemos afirmar, sin ambages, que la UNAM siempre ha sido “chaira” desde el Movimiento de 1968. ¡Por favor!

Los programas educativos y las prácticas habituales de la UNAM están sometidos a la hegemonía marxista, con todas sus vomitivas derivaciones: Teoría de la Dependencia, Giro Decolonial, Antipsiquiatría, Pedagogía del Oprimido, Filosofía de la Liberación, Teología de la Liberación, Altermundismo, Transmodernidad, Indigenismo, Medicina Social, Feminismo, Garantismo Jurídico, Epistemología del Sur, Abolicionismo Penal, Ecologismo, etc.

¿De dónde saca López Obrador que la UNAM se ha “derechizado”? ¡Cuánta ignorancia o cuánta mala fe del Presidente de México!

Y lo mismo viene pasando en todas las universidades públicas, sobre todo en los bodrios creados por el propio López Obrador desde que fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Entendamos esto de una buena vez: sustancialmente, y al menos desde 1968, las universidades públicas son centros de adoctrinamiento, de propaganda, de operación política y de reclutamiento de organizaciones rojas. ¡Por ello, la gran y estructural crisis de la educación superior en México!

López Obrador está molestísimo porque él sólo quiere centros adoctrinantes al servicio de sus caprichos mesiánicos, tal como lo han deseado tiranos y dictadores al más puro estilo de José Stalin, Mao Zedong, Pol Pot, Fidel Castro, Nicolae Ceaușescu, Abimael Guzmán, Hugo Chávez, etc.

No nos dejemos engañar, mis amigos, por favor. México está lejos del verdadero ideal universitario, ya que, en los hechos, en nuestras universidades no hay garantía alguna para el auténtico ejercicio de la libertad de cátedra. Y ustedes saben que hablo desde la evidencia empírica y desde la propia experiencia como profesor disidente.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

(Visitado 326 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: jue, 26 May.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

¿Morena? ¿estatutos?

Rubén Cortés.  Aunque su aprobación bajó al nivel de cuando se le cayó el Metro (49 por ciento), la Jefa de Gobierno se aferra a

Va la Corte por Cabeza de Vaca

Héctor Moctezuma de León. El próximo primero de junio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolverá, en forma definitiva, la controversia constitucional sobre