Tolerancia: propósito urgente

Por. Patricia Betaza

Cada año que inicia es el momento óptimo para comenzar cosas nuevas, aunque en términos prácticos cada día y cada hora son propicios siempre para comenzar de nuevo. En apego a las costumbres, pues sí, es momento del reseteo personal, limpiar la basura mental que nos limita, atormenta y nos desquicia. ¿Por qué no comenzar con la tolerancia? El diálogo se ha visto trastocado por circunstancias inéditas, como la pandemia, y sin duda por el clima político, intenso y exacerbado en las redes sociales. Hemos perdido la capacidad de escuchar, de razonar y de entender que cada uno de los seres humanos tiene sus propias circunstancias. Tal vez sea mi apreciación personal, pero cada vez se esfuma la posibilidad de dialogar y de abrir la mente. Cuesta trabajo sin duda, porque los ánimos están caldeados, las emociones a flor de piel. No hay verdades absolutas, pero ver la vida en blanco y negro no solo nos amarga el momento, sino también la capacidad de conversar, de expresar puntos de vista sobre lo que sea. Cada año que inicia y después del Guadalupe-Reyes con todos sus excesos, es oportuno revisar la báscula y querer bajar los kilos ganados, tratar de hacer más ejercicio, dejar de fumar y beber en exceso; pero también debería ser la oportunidad de revisar actitudes que cada vez nos alejan del convivio placentero,de las bromas y las risas estrepitosas. La edad sin duda, nos hace cerrar círculos amistosos, pero sobretodo, la intolerancia. La pandemia de COVID-19 no ha sido poca cosa, han sido dos años de incertidumbre por la salud personal, la economía, los conflictos familiares. El entorno, sin duda es complicado, pero la capacidad de diálogo es la que nunca debemos olvidar. Y para lograrlo hay que empezar por escuchar. Todos y todas tenemos nuestros muertos en el clóset, hay que enterrarlos. Finalmente hay una sola vida que con todo y sus vicisitudes es única, al menos aquí en la tierra. Todo esto es para desearles un buen año y compartir mi propósito personal: escuchar más y practicar la tolerancia. Siempre que puedo recomiendo Nobleza de Espíritu, un excelente libro del filósofo holandés Rob Riemen y El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra y filósofo austriaco, sobreviviente de los campos de concentración de Auschwitz y Dachau. Cada época, cada nación, cada sociedad ha tenido sus complejidades, el esfuerzo por hacerles frentes debería ser personal.

 

(Visitado 54 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mar, 17 May.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas