Raúl Flores Martínez.

Es un hecho que, ante la mediocridad en sus mandatos de los tres niveles de gobierno de las autoridades de la Cuarta Transformación, es más fácil echarles la culpa a las anteriores administraciones, sin importar que hayan pasado más de 12 años.

El caso más reciente fueron los dichos del gobernador de Zacatecas, David Monreal Ávila que señala que la ejecución de 10 personas que le dejaron dentro de una camioneta frente al Palacio de Gobierno, es parte de la herencia maldita que dejó el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, para rematar los dichos del fracaso, señaló “No queda más que encomendarse a Dios”.

Algo que refleja la incapacidad de estos personajes de la política que, al estilo del mesías tabasqueño, quieren echarles la culpa a otros de su falta de visión, sobre todo una falta de historia y conocimiento de la entidad que está gobernando.

Lo que no sabe David Monreal, es que la disputa que tiene en este momento la fracción del Cártel del Pacífico que encabeza Ismael Zambada García, “El Mayo” con el Cártel Jalisco Nueva Generación, no es una herencia de Felipe Calderón, sino de su antecesor, Alejandro Tello Cristerna, que durante su mandato se inició la confrontación de estos grupos criminales.

De acuerdo con la Información Filtrada de la Fiscalía General de la República, Defensa Nacional y Centro Nacional de Inteligencia, Zacatecas se convirtió en un escenario de violencia y disputa a mediados del 2019 en los municipios como Mazapil, Juan Aldama, Río Grande, Chalchihuites y Sombrerete hasta llegar a Fresnillo.

Debemos recordar que Zacatecas queda en medio de las rutas de trasiego de Chiapas hasta la frontera norte con Estados Unidos; también está cerca del llamado Triángulo Dorado del narco, donde confluyen sierras de Durango, Sinaloa y Chihuahua.

Datos que llaman la atención, no es la primera vez que ejecutan a 10 personas en la entidad, el pasado 19 de noviembre del 2021, fueron hallados los cuerpos de 10 hombres que fueron colgados en un puente que conecta a Zacatecas con Aguascalientes, en el municipio de Cuauhtémoc, demarcación que también se encuentra dentro de las 50 más violentas, con 32 homicidios dolosos entre agosto y octubre del año anterior. A esto, se le suman los asesinatos de 9 sujetos en Fresnillo, Loreto y Calera.

La violencia en la entidad entre los dos grupos antagonistas, se recrudeció a partir del pasado 24 de noviembre del año pasado, cuando el Gobierno de México puso en operación el Plan de Apoyo al Estado.

En la “Operación Zacatecas 2” participan 2 mil 114 elementos del Ejército Mexicano; mil 800 agentes de la Guardia Nacional; para apoyar a 930 policías estatales y mil 257 municipales, en las 6 coordinaciones regionales de seguridad.

De forma adicional, el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dispuso que las Zonas Militares de San Luis Potosí, Guanajuato, Aguascalientes y Jalisco, aportaran 90 elementos, de cada una, para resguardar los límites de Zacatecas, con el objetivo de contener el desplazamiento de grupos delictivos.

Con estos datos, uno puede saber claramente si los ejecutados en Zacatecas son parte de la herencia maldita de Felipe Calderón o de la ineptitud de las administraciones de Morena que basados a su estrategia de “Abrazos, no balazos” siguen apapachando a los criminales que están desatados en el país.

(Visitado 71 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mar, 24 May.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas