De Salgado a Salmerón… ¿y las pruebas?

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Nadie podrá decir que yo defiendo a la Cuarta “Transtornación” Mental: todo mundo sabe que la detesto, desde López Obrador hacia abajo, hasta topar con el suelo. Y la detesto porque detesto al populismo, al comunismo y al mesianismo, que son escorias mentales y políticas que mucho daño le han hecho al mundo, especialmente a América Latina.

Pero, más allá de mi pública animadversión hacia la 4T, lo cierto es que hay una mitología, la mitología feminista, que también le está haciendo mucho daño a toda la sociedad, incluidas las fuerzas políticas (como la 4T) que, curiosamente, también reproducen, patrocinan, defienden y promueven a la mitología feminista: la víbora se ha mordido la cola.

Muchos son ya los morenistas que se han visto afectados por las campañas de linchamiento mediático e histérico a cargo de diversas sectas y personeras feministas; campañas donde prevalece el cobarde anonimato, el nado sincronizado, el video-drama, la ausencia de pruebas fehacientes y/o el irracionalismo histriónico. Vaya, el sello de la casa: el sello del feminismo. Todo esto bajo una sola consigna dogmática: “¡Yo sí te creo, hermana!”.

Eso: se trata de “creer”, porque se trata de religión.

Desde Félix Salgado Macedonio hasta Pedro Salmerón, pasando por Porfirio Muñoz Ledo, varios personajes pertenecientes o afines a la 4T han sido afectados por acusaciones de “acoso sexual”, de “abuso sexual”, de “violación sexual”, etc. Acusaciones que, en estricto rigor, deberían ser presentadas ante el Ministerio Público con las pruebas pertinentes y suficientes, a objeto de poder demostrar la responsabilidad penal del acusado y de sancionar al responsable, si es que lo hubiere.

Pero no, el feminismo se ha encargado de esparcir su virus irracionalista por todos lados y ahora se condena a los varones por el sólo señalamiento mediático. ¿Y las pruebas? ¡Bah, las pruebas son “exquisiteces patriarcales y machistas”! La ciencia aquí no importa, la razón aquí no importa. Entendamos esto: el feminismo es una versión del irracionalismo.

Por eso, al feminismo incluso se le complica el uso más elemental de la Lógica. Por eso, las feministas y “sus aliados” siempre salen con eso de que: “Es que son varias las mujeres que los acusan”, incurriendo así en la falacia ad populum. A las feministas se les complica comprender que el dato mata al relato y que la demostración de algo no es un asunto de masas histéricas votando a mano alzada o de autoridades que, además de venales, toman decisiones bajo presión.

Y, aquí, lo más importante es demostrar que el bicho irracionalista que la 4T introdujo en su propio cuerpo, ahora está mermando terriblemente a su propio cuerpo.

¡Cuántas veces hemos dicho que el feminismo es un cáncer social! Demostrado una vez más. Ahora, la 4T tendrá que tragarse su propio veneno… ¡y ya vienen elecciones!

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

(Visitado 447 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 8 Feb.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Esa obsesión con el beisbol

Rubén Cortés.  Tira mil 600 millones en estadios de beisbol, y da al INE menos un quinto por ciento del Presupuesto Federal de ocho millones