Por. Raúl Flores Martínez

La sombra de corrupción que está cubriendo en este momento al gobierno del cambio de la Cuarta Transformación, es la última palada para llevarlo a la tumba en las próximas elecciones, las mentiras en las que se han envuelto con esa terquedad de la austeridad republicana por una parte y por la otra los lujos de José Ramón en Estados Unidos.

La sombra de corrupción que se exhibe en la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y Latinus, se le suma lo escrito por la periodista Peniley Ramírez, donde da a conocer que la empresa Baker Hughes obtuvo alrededor de 109 millones de dólares de ampliaciones de un contrato con Pemex para perforación en la zona de Campeche entre agosto de 2019, cuando se rentó la casa al hijo de AMLO, y enero de 2020, cuando Schilling dejó Baker Hughes.

La primera ampliación por 49 millones de dólares entró en vigor en septiembre de 2019, cuando López Beltrán ya ocupaba la casa en Houston, y la segunda por otros 60 millones de dólares en enero de 2020, cuando Schilling dejó Baker. Ambas se hicieron sin licitación y sin la aprobación del Consejo de Administración de Pemex.

Estas ampliaciones, son distintas al contrato por 85 millones de dólares que Pemex firmó con Baker Hughes, en agosto de 2019 en Villahermosa, Tabasco, el cual había sido revelado por MCCI y Latinus.

Pese a las coincidencias en las fechas de las asignaciones de los contratos y el tiempo en el que el hijo de AMLO ocupó la casa en Houston, Shilling declaró a Bloomberg que “no tenía ninguna relación previa, conexión personal o familiaridad con el arrendatario o la familia del arrendatario de ninguna forma o manera alguna”. Además, aseguró que “en cualquiera de mis roles en Baker Hughes, no tenía responsabilidad por ninguna actividad comercial o contrato en, o relacionado con, México.

Estos datos nos dan un panorama de dónde está el conflicto de intereses, intereses que les está sacando jugo José Ramón, que sin tener un oficio, profesión ejercida o trabajo, goza de los miles de dólares sin esfuerzo, sin dar a conocer sus propiedades, todo bajo la táctica de la simulación de que todos somos y deberemos ser pobres, mientras que acumulamos fortunas en otras naciones.

Qué dirá o qué va argumentar el Presidente López Obrador con estos nuevos datos que salen a la luz pública, quizá lo mismo que siempre dice, “es un ataque de la derecha”, “un ataque del viejo régimen”, de los “traicioneros al país”, esos argumentos endebles que lo único que hace, es cerrar la puerta al cambio que tanto se buscaba en México.

¿No que eran diferentes?

Si el propio López Obrador vive en la santidad económica de Palacio Nacional, donde se gastan 6 millones de pesos mensuales en nómina y servicios, un hospital con guardia médica y enfermeras; cocina y vestuario gratis, un lugar donde el Presidente no gasta ni un centavo, no gasta ni siquiera para un chicle, porque todo lo que viste y se gasta lo pagamos todos los mexicanos; así cualquiera vive en la austeridad republicana.

 

(Visitado 84 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: dom, 3 Jul.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas