Los 3000, el poder de Morena

Ernesto Zavaleta

Por. Ernesto Zavaleta

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dio un claro ejemplo de cómo construir por la fuerza un partido en dos días; dos días en los que fue incapaz de lograr lo que tanto pregona, unidad; dos días con los que pretende sustituir siete años de inacción por convertir un movimiento en un partido; dos días de violencia; dos días de incongruencia política.

La selección de candidatos por dedazo; imposiciones de posturas legislativas sin consenso en las bases y sus propios legisladores; consultas populares y encuestas “patito”; la eliminación de fundadores de Morena en cuerpos de decisión; preferencia a externos sobre los militantes en las postulaciones a cargos de elección; podrían ser la regla en Morena si se imponen los candidatos de la actual dirigencia en la elección de tres mil consejeros de ese partido.

Durante el pasado fin de semana resaltó el esfuerzo voluntario e involuntario de millones de personas de la tercera edad, campesinos, indígenas y hasta niños que recorrieron kilómetros para afiliarse al “partido” y luego votar para elegir a 10 consejeros, cinco hombres y cinco mujeres, por cada uno de los 300 distritos electorales, tres mil de entre los casi 40 mil candidatos a integrar el Congreso Nacional de Morena… previo rasurado de aspirantes.

Tal esfuerzo individual fue impulsado por el líder nacional de Morena, los grupos de poder dentro del partido, y aquellos que obedecen y/o impulsan las aspiraciones presidenciales de las “corcholatas”, de los que sólo uno se hizo a un lado, el senador Ricardo Monreal “por respeto y solidaridad con las bases, la militancia y los fundadores del partido que fueron excluidos”.

El grupo triunfador podrá controlar las decisiones de Morena, pues esos tres mil además de congresistas nacionales, serán coordinadores distritales, consejeros estatales y parte fundamental de la dirigencias nacional y en las 32 entidades del país. De ahí el interés de Mario Delgado por excluir del proceso a grupos de fundadores del Movimiento.

Podrán seleccionar a los candidatos para puestos de elección popular y a integrantes del Comité Ejecutivo Nacional y los estatales. En síntesis, quien controle el Congreso decidirá quién será el postulado a la presidencia por Morena en el 2024.

Una promesa podría anular ese esfuerzo:

“El partido estará abierto para recibir todas las pruebas que, en ese sentido (irregularidades), presenten los inconformes, las cuales serán analizadas por el partido y, de comprobarse esa práctica, se procedería a la anulación de la votación”, prometió Mario Delgado, presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena… Aunque sólo es una promesa, una más.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) registró hasta el sábado 30 de julio pasado 49 impugnaciones de militantes a la convocatoria al Tercer Congreso Nacional del partido por irregularidades en la organización de la elección de quienes integrarán dicho Congreso.

A eso se suman un centenar de denuncias por quemas y robos de urnas y papelería, acarreos, enfrentamientos violentos, registro de menores de edad, filiación con documentación falsa, rasurado de registro de candidatos, detenciones policiales, uso de recursos públicos en favor de aspirantes

Denuncias presentadas en las 20 entidades gobernadas por Morena, donde las elecciones para consejeros se realizó el sábado, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Tamaulipas, Zacatecas, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Quintana Roo, Guerrero, Hidalgo, Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Colima y Michoacán.

Irregularidades que se presentaron en menor grado el domingo cuando se llevó a cabo el proceso en los estados gobernados por la oposición, donde no hay presupuesto estatal en manos de Morena: Aguascalientes (PAN), Chihuahua (PAN), Coahuila (PRI), Durango (PAN), Estado de México (PRI), Guanajuato (PAN), Jalisco (MC), Morelos (PT), Nuevo León (MC), Querétaro (PAN), San Luis Potosí (PVEM) y Yucatán (PAN).

Si no fueran suficientes las quejas e impugnaciones a la convocatoria y desarrollo de la elección de consejeros, y son declaradas legales por las comisiones de Honestidad y Justicia y la de Elecciones de Morena, por un lado, y por el TEPJF por otro, los próximos 13 y 14 de agosto se van a instalar los Consejos Estatales de cada entidad de la República y en ellos se elegirán las dirigencias y los consejos estatales. Esos mismos días, se realizarán asambleas de mexicanos en el exterior para elegir a congresistas.

Posteriormente, los tres mil, protagonizarán el Tercer Congreso Nacional de ese partido los días 17 y 18 de septiembre próximos, evento que tiene un retraso de casi cuatro años, en los que líderes, grupos y militantes de Morena ha sido incapaz de organizarse para realizarlo desde 2018 cuando debió ocurrir.

De la mano de una dirigencia aún no reconocida, o por lo menos cuestionada por amplios sectores de Morena, y encabezada por Mario Delgado, esos tres mil tendrá la capacidad de decidir quiénes serán los candidatos por Morena para las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México en 2023, y el candidato de ese partido para la elección presidencial de 2024.

Tendrán la facultad de reformar los estatutos del partido, designar a los integrantes del CEN y aprobar métodos de selección de candidaturas, y ellos mismos pueden ser candidatos a puestos de elección popular, al convertirse en líderes partidistas locales y nacionales.

En el 2020 la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló la convocatoria al III Congreso Nacional de Morena, donde se elegiría a su nueva dirigencia, pues estableció que “el padrón no resulta confiable, no da certeza y certidumbre para llevar a cabo el proceso interno, y se incumplió además con el proceso de credencialización que el propio partido estableció en sus estatutos”.

Ahora ese mismo Tribunal permitió la filiación a nuevos militantes el mismo día de la votación para elegir a los tres mil coordinadores distritales, ahora tendrá que calificar tanto la filiación como la votación, pero ¿pasará por alto los acarreos; robo y destrucción de papelería y urnas; rasurado de candidatos… y violencia?.

Y sobre todo “las bases, la militancia y los fundadores del partido” que fueron excluidos de la votación, los experredistas que conforman el 70% de Morena ¿Lo van a permitir?

¿Callarán sus voces John Ackerman, Paco Ignacio Taibo II, Jaime Cárdenas Gracia, el padre Alejandro Solalinde y Víctor Toledo, entre otros?

COMENTARIOS: 

https://twitter.com/ErnestoZavale 

https://www.facebook.com/ernesto.zavaletag 

[email protected] 

(Visitado 110 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 28 Sep.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Se acaba el tiempo

Marissa Rivera.En 1974 cuando gobernaba Luis Echeverría Álvarez, el historiador, politólogo y sociólogo, Daniel Cosío Villegas, cuestionó el poder absoluto con el que contaba una

¿Qué opina de ser torturado?

Ernesto Zavaleta. Los preceptos vertidos por el presidente en sus mañaneras van más allá de militarizar las fuerzas de seguridad pública, es aceptar que, so