Justicia en modo 4T

Alejandro Rodríguez Cortés

Alejandro Rodríguez Cortés*.

Sin entrar en la discusión estéril sobre la inocencia o la culpabilidad de personajes públicos señalados como presuntos transgresores de la ley, lo sucedido el viernes pasado muestra claramente que la procuración de justicia en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no es la excepción a la regla de su administración: todo gira en torno a la popularidad presidencial y a cálculos político-electorales de su propio proyecto.

Como muchos otros casos, el crimen de los 43 estudiantes de Ayotzinapa fue usado durante cuatro años por el candidato y otro tanto por el presidente en funciones, una bajeza moral del hábil político que linchó públicamente al gobierno anterior y jugó con la falsa esperanza de los deudos sin importar la verdad y la justicia. Y cuando hacia la recta final del sexenio se acabó la rentabilidad del asunto, simplemente se confirma oficialmente lo que ya sabíamos -que los muchachos están muertos- y se aprehende a quien fuera el procurador general de la República en el periodo de Enrique Peña Nieto, a quien por cierto no se le molesta ni con el pétalo de una averiguación seria.

Jugar para la tribuna repleta de seguidores que recitan fervorosamente el trillado “Fue el Estado” y suponen que el gran Tlatoani terminó su tarea justiciera en un hecho tan lamentable como icónico que lleva a prisión a Jesús Murillo Karam, el gran trofeo que se exhibirá en las vitrinas de Palacio Nacional y de paso relegará por el momento a un segundo plano los ominosos asuntos pendientes de seguridad pública, salud, educación y economía.

Celoso guardián de su propio halo mesiánico, López Obrador tiene ya a otro pez gordo enemigo tras las rejas, por lo que incluso se da el lujo de abrirle la puerta de Santa Martha Acatitla a otra figura peñista, Rosario Robles Berlanga, quien estuvo tres años presa sin razón jurídica alguna ni mucho menos un juicio en marcha.

Presos políticos de un gobierno que grita histérico el “no somos iguales”, pero usan la justicia para alinearla a sus intereses y consignas, como lo hicieron por décadas mandatarios anteriores a los que combatieron los movimientos tanto de izquierda como los derivados de la escisión priísta, el verdadero origen de Morena y de su jefe de jefes.

“Justicia” en modo 4T la de Murillo y Robles, pero también la que tiene en el exilio a Ricardo Anaya Cortés; la que aprehendió a Emilio Lozoya Austin no por sus presuntos delitos sino porque fue exhibido cenando en un restaurante de lujo a pesar de estar en prisión domiciliaria; la que protege a quien “sólo era la directora general” del Sistema de Transporte Colectivo, Florencia Serranía Soto, cuando colapsó la Línea 12 del metro capitalino; la que sentenció culpabilidad plena de Delfina Gómez Álvarez como delincuente electoral, a pesar de lo cual se convirtió en secretaria de Educación Pública y será candidata oficialista al gobierno del estado de México; la que oculta denuncias en contra del criminal doctor Hugo López Gatell, responsable de la desastrosa gestión pandémica que ha cobrado la vida de más de 600 mil mexicanos.

Puedo seguir. Ahí está la restitución plena de derechos de René Bejarano Martínez, cuyo sobrino político fue por cierto el juez que encarceló a su archienemiga Rosario Robles. O el de Napoleón Gómez Urrutia, que volvió de su exilio dorado solo para obtener fuero constitucional como senador. O el del soberbio Jaime Bonilla Valdez, quien no logró torcer la ley para ampliar su mandato de gobernador en Baja California, pero sí lo hizo para volver al Senado y blindarse así de las acusaciones en su contra.

No alcanza el espacio ni terminaríamos de enumerar tantos casos de esta visión autoritaria de quien se ostenta falsamente como demócrata, pero que ha atrapado para sí no solo a una Fiscalía constitucionalmente autónoma pero convenientemente cercana, sino a parte de los poderes Legislativo y Judicial.

Tenía razón Andrés Manuel López Obrador al iniciar aquella conferencia mañanera de hace unas semanas: “lo mejor es lo peor que se va a poner”.

Sí. Viene lo peor, y ya empezó el viernes.

 

*Periodista, comunicador y publirrelacionista.

@AlexRdgz

(Visitado 130 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: jue, 8 Dic.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas