Raúl Flores Martínez.

El hecho de que el gobernador de Texas, Greg Abbott haya designado a los Cárteles del Pacífico y Jalisco Nueva Generación, como organizaciones terroristas, es un pasó gigante para que el Gobierno de Estados Unidos, inicie una presión incesante contra el Gobierno de la Cuarta Transformación para comenzar su erradicación.

Hace un par de días, dimos a conocer en este espacio que el Cártel del Pacífico está utilizando a un grupo de albaneses con la finalidad de lavar sus ganancias ilícitas en México y en algunos países europeos, sobre todo de los llamados países excomunistas.

La etiqueta de terroristas a las agrupaciones criminales de México, es solo un paso para que toda la fuerza de la nación americana caiga contra toda la estructura económica, sicariato y socios de estas organizaciones criminales.

Esto pondría en evidencia principalmente a los socios que van desde policías municipales, funcionarios de los tres niveles de gobierno, incluyendo políticos y gobernadores.

Ese es el peligro para muchos de la esfera del poder, si es que el Gobierno de Estados Unidos, acepta que estas dos organizaciones criminales, sean considerados terroristas. Quizá quedan pocas horas para aquellos que protegen a los integrantes de las familias o sicarios del Pacífico o Jalisco Nueva Generación.

La pauta que dio pie al gobernador de Texas Greg Abbott para tomar la decisión de terroristas, es que las dos organizaciones transnacionales están inundando Texas y toda la Unión Americana de cápsulas con dos miligramos de fentanilo, cocaína y drogas sintéticas, cómo el cristal.

Ahora esperemos la decisión del Gobierno de Estados Unidos de calificar a las dos organizaciones criminales mexicanas, ya lo hizo Texas; ahora, esperemos sentados, mientras muchos políticos, empresarios y gobernadores, tiemblan al poder ser descubiertos.

 

(Visitado 29 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: lun, 26 Sep.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas