Comencemos por eliminar la tesis como requisito

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Ver para creer, mis amigos. Sigue el circo mediático y político con respecto al supuesto plagio de una tesis de licenciatura por parte de la Ministra Yasmín Esquivel Mossa. Dicen las malas lenguas que, incluso, ya hasta se publicaron tesis sobre el plagio de la tesis de licenciatura de Yasmín Esquivel Mossa: lo peor es que se trata de tres tesis y las tres son igualitas. Y también se acaba de publicar una tesis con el irónico título Cómo plagiar una tesis con “perspectiva de género”. El caso de la Ministra Yasmín Esquivel Mossa. Caray, cuando a México le sale lo chistoso, le sale en serio.

Pero ya, en serio, qué triste ver a México solazándose en la mediocridad. Todo mundo se rasga las vestiduras por la “grave falta” de la Ministra sin siquiera tocar a la podredumbre académica que subyace al asunto en cuestión. Nadie, pero absolutamente nadie, ha reparado en el hecho de que Yasmín Esquivel Mossa es sólo “otro ladrillo en la pared”. A todos esos sesudos y moralistas universitarios que se han mostrado indignados por el “plagio de Yasmín”, se les ha olvidado, de plano, la Teoría de Sistemas: todo mundo ve el ladrillo, pero nadie ve la pared donde está colocado ese ladrillo.

Algunos han escalado el problema sólo hasta la directora de la “tesis plagida”, una tal Martha Rodríguez Ortiz; pero nadie se ha atrevido a tocar a toda la estructura burocrática arriba de esta profesora: nadie quiere poner la vista en la falta de control y de supervisión a nivel directivo. Insistamos: el sistema es el que está podrido. Y, claro, como siempre el sistema arrojará a las brasas a unos pocos chivos expiatorios sacados de la base de la pirámide burocrática.

La UNAM incluso ya anunció que, de aquí en adelante, aplicará un software para detectar plagios. Y se entiende que la “Máxima Casa de Plagios”, perdón, quise decir la “Máxima Casa de Estudios”, no quiera aplicar ese software de forma retroactiva… ¡vaya sorpresas que seguro nos llevaríamos! ¡Cuántos universitarios comenzarían a sudar frío!

Y podríamos ir más lejos: podríamos aplicar ese software a todas las tesis de todas las universidades de todo el país. Y más lejos todavía: podríamos aplicar ese software a todas las publicaciones académicas de todas las universidades de todo el país. ¡Cuántas cosas saldrían a la luz!

Saldrían a la luz no sólo múltiples plagios de tesis, sino también un sinnúmero de “fusiles y reciclajes” por parte de la “fauna académica”, siempre deseosa de acumular puntaje para efecto de los programas de becas, premios, estímulos y promociones.

Pero aún nos cuesta mucho trabajo aceptar que el “mito universitario” se nutre, entre otras cosas, de inútiles cementerios de papel. Hay que deshacernos de este mito pernicioso, comenzando por eliminar a la tesis como requisito para la graduación. Dejemos de desperdiciar papel y tiempo. Cualquier análisis costo-beneficio arrojaría como resultado la inutilidad del requisito de la tesis.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

Número de vistas 240

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: sáb, 25 May.

Lo último

Notas relacionadas