8-M: entre la farsa y la contradicción

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Ya lo esperábamos, mis amigos: el 8-M volvió a ser, como punto principal, esa farsa de miles de mujeres ejerciendo la violencia para protestar contra la violencia. Muchas mujeres incluso salieron raspadas en todo esto: caramba, ¿quién manda a las mujeres policías a estar al servicio del “maldito heteropatriarcado”?

Fuimos testigos de actos de violencia abiertamente delictiva, algunas veces claramente terrorista; actos delictivos que fueron “invisibilizados” o minimizados por las “coberturas especiales” de los grandes medios de comunicación, todos ellos ya bien alineados a las directrices victimistas y chantajistas de la “mitología feminista”.

Claro, también hubo mujeres que protestaron de forma pacífica en contra de la violencia que prácticamente nos afecta a todos los mexicanos, desde nuestras muy particulares características. Y no puede ser de otro modo si tenemos, en la cúspide del Estado Mexicano, a un gobierno inepto que abraza con amor a los delincuentes y claudica de su función de ejercer el monopolio legítimo de la fuerza pública (elemental Teoría del Estado).

En estos tiempos del Sátrapa Comunista que habita en el Palacio Nacional, el crimen organizado, que es la primera fuente de violencia e inseguridad en nuestro país, goza de cabal salud y de todos los beneficios, porque muchos militares andan de albañiles mientras otros, muy mal preparados, no saben cómo reaccionar ante situaciones de emergencia y terminan “matando en caliente” a civiles, como en Tamaulipas. Vaya, hasta el Cártel del Golfo tuvo que salir a resolver el problema diplomático que tenía México por el secuestro y asesinato de algunos ciudadanos gringos. ¡A este nivel está México!

A todo esto, agréguenle la hipócrita “sororidad” o “solidaridad de género” que se vive en México. Sólo vean, por favor, cómo nuestras flamantes mujeres políticas ejercen la “sororidad” a conveniencia, porque primero están sus partidos, sus gobiernos, sus familias, sus caudillos, sus sectas, sus machos y hasta sus carteras. Primero el propio interés, luego “el género”.

Por ello, en la celebración presidencial del Día Internacional de la Mujer, donde Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la Cuarta “Transtornación” Mental es “feminista”, sólo vimos a las feministas de la 4T, agradeciéndole el “hueso” al Gran Patriarca López Obrador, y que se jodan Rosario Robles, Lilly Téllez, América Rangel, Norma Piña, Alejandra Cuevas, Laura Morán y un larguísimo etcétera de mujeres “aliadas del patriarcado o ajenas a la 4T”. ¡Vaya, que entre mujeres también hay “razas” y, si no me creen, pregúntenle a Shakira!

Y ya ni les cuento de la terrible discriminación que sufrimos las mujeres con pene y barba: hasta los alienígenas de Jaime Maussan son más aceptados que “nosotras”.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

Número de vistas 394

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 29 May.

Lo último

Notas relacionadas