Vía Crucis en Viernes Santo: Qué es, cómo se reza y cuáles son las 14 estaciones

México.-¿Qué es, cómo se reza y cuáles son las 14 estaciones? Así es como se lleva a cabo el Vía Crucis en Viernes Santo.

Hoy viernes 29 de marzo de 2024 es Viernes Santos, por lo que en la tradición religiosa, el Vía Crucis tiene procesión.

Día de gran importancia en la Cuaresma que no solo se recuerda el sacrificio que hizo Jesús, sino, se trata de sentir el dolor de Jesús, mismo que se cuenta en los misterios Dolorosos de Cristo.

Viernes Santo

El Vía Crucis en Viernes Santos, también es llamado la Vía Dolorosa o La Pasión de Cristo y es el acto que recorre las 14 estaciones que Jesús hizo desde su sentencia hasta su muerte.

Dicho suceso, forma parte de los relatos evangélicos y la tradición, en la que se cuenta el sacrificio que hizo Jesús con su muerte con tal de salvar a la humanidad.

Pasión de Cristo en el Viernes Santo

Durante el Vía Crucis en Viernes Santo se llevan a cabo 14 estaciones eventos que relatan los distintos episodios de La Pasión de Cristo, desde su sentencia hasta la muerte de Jesús, mismas que son:

  1. Jesús es condenado a muerte.
  2. Jesús carga con la Cruz.
  3. Jesús cae por primera vez.
  4. Jesús encuentra a María, su Santísima Madre.
  5. Simón ayuda a llevar la Cruz de Jesús.
  6. La Verónica enjuga el rostro de Jesús.
  7. Jesús cae por segunda vez.
  8. Jesús consuela a las hijas de Jerusalén.
  9. Jesús cae por tercera vez.
  10. Jesús es despojado de sus vestiduras.
  11. Jesús es clavado en la Cruz.
  12. Jesús muere en la Cruz.
  13. Jesús en brazos de su Madre.
  14. Jesús es sepultado.
Semana Santa

Para rezarle a Jesús en el Vía Crucis en Viernes Santo, esto se hace conforme a las 14 estaciones que paso.

Por lo que en cada una de las 14 estaciones se lee algunos de los pasajes bíblicos, además de que se deberá hacer meditación y orar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria en cada momento.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 22-23.26: “Les dice Pilato: Y ¿Qué voy a hacer con Jesús, el llamado el Cristo? Dicen todos: ¡Sea crucificado! Pero ¿Qué mal ha hecho? preguntó Pilato. Más ellos seguían gritando con más fuerza: «Sea crucificado. …Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarle, se lo entrego para que fuera crucificado”.

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 27-31: “Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la cohorte. Le desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura; y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: “¡Salve, Rey de los judíos!», y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza. Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Libro del profeta Isaías 53, 4-6: “¡Y de hecho cargó con nuestros males y soportó todas nuestras dolencias! Nosotros le tuvimos por azotado, herido por Dios y humillado. Más fue herido por nuestras faltas, molido por nuestras culpas. Soportó el castigo que nos regenera, y fuimos curados con sus heridas. Todos errábamos como ovejas, cada uno marchaba por su camino, y Yahvé descargó sobre él la culpa de todos nosotros.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Lucas 2, 34-35.51: “Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y como signo de contradicción. ¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma! a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones”. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 32; 16, 24: “Al salir, encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón, y le obligaron a llevar su cruz. Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Libro del profeta Isaías 53, 2-3: “Creció ante él como un retoño, como raíz en tierra reseca. No tenía apariencia ni presencia; (le vimos) y carecía de aspecto que pudiésemos estimar”.

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Libro de las Lamentaciones 3, 1-2.9.16: “Soy el hombre que ha visto la aflicción bajo el látigo de su furor. Me ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Ha cercado mi camino con sillares, ha torcido mis senderos. Ha quebrado mis dientes con guijarros, me ha revolcado en la ceniza”.

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Lucas 23, 28-31: “Jesús se volvió a ellas y les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porqué llegarán días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron! Entonces se pondrán a decir a los montes: ¡Caed sobre nosotros! Y a las colinas: ¡Sepultadnos! Porque si en el leño verde hacen esto, en el seco ¿Qué se hará?”.

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Libro de las Lamentaciones 3, 27-32: “Bueno es para el hombre soportar el yugo desde su mocedad. Que se esté solo y silencioso, cuando el Señor se lo impone; que humille su boca en el polvo: quizá así quede esperanza; que ponga la mejilla a quien lo hiere, que se harte de oprobios. Porque no desecha para siempre a los humanos el Señor; después de afligir se apiada según su inmenso amor…”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 33 -36: “Llegados a un lugar llamado Gólgota, esto es, Calvario, le dieron a beber vino mezclado con hiel; pero él después de probarlo, no quiso beberlo. Una vez que le crucificaron, se repartieron sus vestidos, echando a suertes. Y se quedaron sentados allí para custodiarle.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 37-38: “Sobre su cabeza pusieron, por escrito, la causa de su condena: «Este es Jesús, el rey de los judíos». Y al mismo tiempo que a él crucifican a dos salteadores, uno a la derecha y otro a la izquierda.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 45-50: “Desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona. Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: ¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?, esto es: Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?. Al oírlo algunos de los que estaban allí decían: A Elías llama éste». Y enseguida uno de ellos fue corriendo a tomar una esponja, la empapó en vinagre y, sujetándola a una caña, le ofrecía de beber. Pero los otros dijeron: Deja, vamos a ver si viene Elías a salvarle». Pero Jesús. dando de nuevo un fuerte grito, exhaló el espíritu.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Juan 19, 25: “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Evangelio según San Mateo 27, 59-61: “José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en un sepulcro nuevo que había hecho excavar en la roca; luego, hizo rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro y se fue.”

Oración: Meditación. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Señor ten piedad de nosotros, ten piedad de nuestros pecados.

 

Por Andrea Luices

SDP

Número de vistas 28

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: sáb, 13 Abr.

Lo último

Notas relacionadas

Biden refrenda apoyo “férreo” a Israel

FacebookTweetPrint El presidente estadounidense, Joe Biden, subrayó este sábado tras reunirse con su equipo de Seguridad Nacional que el compromiso de Estados Unidos con Israel frente