Gestapo Financiera

0
647

Francisco Garfias.

Conocí a Alfonso Ramírez Cuellar en la década de los noventas. Era un perredista sencillo, accesible, amigable, idealista. Daba gusto verlo.

En esa época era líder de El Barzón, movimiento social en defensa de los deudores de la banca. Me caía bien por entrón. Tenía entonces más convicciones que ambiciones.

Pero como bien dice el presidente: el poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos.

Yo no sé si el poder atontó al presidente interino de Morena, pero sí lo llevó a presentar una propuesta tipo bolchevique que otorgaría facultades extralegales al INEGI para “medir la riqueza” en México.

Bajo el argumento de que sin datos precisos no se pueden abatir las desigualdades, presentó un texto a Morena, que tiene mayoría en el Congreso, en el que sugiere:

“El INEGI deberá entrar, sin ningún impedimento legal, a revisar el patrimonio inmobiliario de todas las personas.

“También debe tener acceso a las cuentas del Servicio de Administración Tributaria y a toda la información financiera y bursátil de las personas”.

Una Gestapo financiera pues.

Ante semejante despropósito, otra vez tuvo que salir el coordinador de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, a sacar las castañas del fuego por la pifia de un morenista.

“En el Senado no hay iniciativa alguna para ampliar y otorgar nuevas facultades al SAT o al INEGI.

“Actuaremos con prudencia y responsabilidad, aunque seamos mayoría”, puntualizó tajante.

***

Ayer se registraron 2 mil 414 nuevos contagios de Covid en México. Tres casos cada dos minutos. Ya acumulamos 51 mil 633.

Murieron otras 155 personas y las defunciones suman 5 mil 332.

Los casos subieron más del 40 por ciento en la última semana, al pasar de 35 mil a 51 mil. La tasa de letalidad es del 10.32 por ciento, mientras que el promedio mundial es de 6.8 por ciento.

Esta claro que ni la curva se aplana, ni hemos “domado” la pandemia. Mentira reiterada en Palacio Nacional.

***

El Bloque de Contención –PAN, PRI, PRD, MC— hizo un pronunciamiento sobre el tema en la Comisión Permanente:

“Es altamente preocupante que mientras la OMS recomienda la realización masiva de las pruebas, el gobierno mexicano mantiene una reticencia inentendible a realizarlas.

“A ello se debe que el número de muertes que el virus ha ocasionado en nuestro país esté por encima del alcanzado, por ejemplo, en China; que tiene 11 veces más de población que el nuestro”.

El Bloque no comparte la postura de Morena de que no hay condiciones para que la Comisión Permanente sesione presencialmente.

Según ellos, es un ardid de la mayoría en el Congreso para no debatir públicamente los asuntos de interés.

Otro asunto que preocupa en serio a la oposición es el impacto social derivado del desastre económico que nos ha dejado el Coronavirus:

“Durante abril se perdieron 500 mil empleos y se puede proyectar que para final de año sean 3 millones, de no haber una respuesta a la crisis y sus afectaciones para las familias mexicanas”, advierten.

Por eso quieren sesionar ya.

***

No es un secreto la fobia del presidente al periodismo que lo crítica. No pasa un día sin que lo refleje en la mañanera.

La de ayer no fue la excepción. Dice que es necesario hacer una “profunda revisión” sobre el papel de los medios de información, sobre todo imprimirles ética.

“La prensa debe estar siempre alejada del poder económico y político”, afirmó.

No sé que quiera decir con hacer una revisión profunda de los medios de información. Mucho menos como se les podría “imprimir ética”. ¿Desde el gobierno?

Es pregunta.

Hemos visto cómo los medios del estado están 100 por ciento al servicio de la 4T. Hay uso y abuso de mismos con fines de propaganda.

AMLO se sumó a la teoría de la conspiración multinacional contra su gobierno:

“Como no se les da desinformar (léase no aplaudir) en la prensa de México, han acudido a periódicos famosos del mundo.

“New York Times, Wall Street Journal, Washington Post, El País, Financial Times, que están también tomados por las grandes corporaciones».

Francamente no me imagino a los jefes de esos medios conspirando con las corporaciones para desprestigiar al gobierno mexicano.

Esa imaginación no la tiene ni Trump.

FIN.