Ray Bradbury, un autor de experiencias imborrables

0
284
  • Luisa Iglesias habló sobre el libro «El hombre ilustrado» y la huella de este escritor

MÉXICO.— En la historia de la literatura el tatuaje ha aparecido incontables veces, se le mira como un elemento que se entendía simbolizando la separación del otro y de la normalidad; acerca de ello habló la conductora y guionista de radio Luisa Iglesias, durante la charla “El cuerpo tatuado como una obra de arte en tiempos del coronavirus”.

Esto se dio como parte de su participación en «El Aleph. Festival de arte y ciencia» y el «Coloquio Reflexiones sobre la pandemia desde la mirada de Ray Bradbury», encuentro organizado por la UNAM que busca reflexionar en torno a la obra del escritor estadounidense.

Refirió que este elemento se encuentra también en obras como Moby-Dick, de Herman Melville; El cazador de tatuajes, de Juvenal Acosta; la saga Millennium, del escritor sueco Stieg Larsson; El apando, de José Revueltas, y El libro de la almohada, de Sei Shonagon, entre muchos otros.

De la misma manera, este motivo inspiró a Bradbury, lo que se puede ver en su libro El hombre ilustrado (1951), relatos que, dijo, probablemente formaban parte de Crónicas marcianas pero él decidió integrarlos en un nuevo texto que no habla de aventuras sino de melancolía, dolor, marginación y todo lo que se puede ocultar detrás de la literatura de este autor.

Explicó que, según relata Sam Weller en su biografía del autor, en 1932 y siendo todavía un niño, tuvo una experiencia que lo marcó profundamente y de la que se acordaría durante toda su vida, cuando en una feria viajera llegó a la ciudad de Illinois y conoció a Mr. Electric, quien lo tocó y le expresó: «¡Vive para siempre!», algo que haría a través de sus obras: “Ray Bradbury entendió que vivir por siempre era escribir, crear narrativas, relatos, novelas, historias, series de televisión, guiones cinematográficos… él entendió que la inmortalidad es la narración”.

«No intentaba generar escenarios perfectos de ciencia ficción como otros escritores… era un autor de experiencias imborrables; lo que quería era transmitir emociones puras y absolutas en su literatura… quería generar esta suerte de estampa que se queda para siempre en tu piel como un tatuaje”.

NTX