Agenda mundial para una nueva era tras el Covid-19

Isaías Villa González*.

Es común oír que tras esta pavorosa pandemia nada será igual en el mundo. Ojalá; hace tiempo que podría haberse construido una sociedad mundial más justa, sustentable, proveedora de oportunidades. El desarrollo de la ciencia, particularmente en dos grandes vertientes: tecnologías de la información y biotecnología, resultan sustento suficiente. Pero tras el derrumbe del socialismo real, el neoliberalismo como sistema cuasi único, ha sido incapaz de proveerla; y ahora los neopopulismos, son más atraso que alternativa real.

Se requiere el regreso de la Ilustración, con sus ideales de razón, ciencia, humanismo, progreso;  y un pacto de centro izquierda, que pueda ir ganando espacios de poder en el mundo, para aprovechar las posibilidades de la Globalización.

Lo inmediato, para gobiernos y fuerzas progresistas, es luchar por garantizar que los fármacos contra el COVID19, de donde surjan, sean accesibles y se distribuyan por la OMS en todo el mundo.

Pero la pandemia perfila ya otras terribles consecuencias: caída de las economías, desempleo, empobrecimiento, inseguridad, tensión social. Por ello urge retomar una AGENDA INTERNACIONAL PROGRESISTA, pues no será suficiente resolverlas en cada país.

GLOBALIZACIÓN-ESTADO NACIONAL, COMPATIBLES: el neoliberalismo, y el populismo a su manera, han buscado reducir al Estado y sus instituciones democráticas, poniéndolas al servicio del capital trasnacional y/o del caudillo. El Estado debe recuperar su vigor para sostener el funcionamiento económico, y garantizar un piso social, con esquemas contracíclicos (subvenciones a la producción, ingreso mínimo vital); sin clientelismo, vigilado por instancias autónomas y ciudadanas.

UN NUEVO ORDEN ECONÓMICO, UNA NUEVA GOBERNANZA GLOBAL: Los organismos internacionales (Naciones Unidas, FMI, BM, entre otros) se tienen que transformar, y ser factor de la sobrevivencia del planeta y de un desarrollo justo y equilibrado. Su deber principal debe ser moderar al capital financiero trasnacional y promover el desarrollo sustentable. Es fundamental que los liderazgos y gobiernos progresistas asuman este reto, tejan relaciones, postulen propuestas en los foros mundiales. No hay nada más pernicioso ahora que las visiones aldeanas cerradas.

REGULAR A LAS CORPORACIONES MULTINACIONALES: A partir de esta fuerza mundial rectora, con leyes e instituciones globales aplicables: reglas antimonopolios; juicios colectivos de protección del consumidor; impuestos vinculados al cuidado medioambiental; ley de responsabilidad que sancione directivos por daños al patrimonio individual y comunitario, y al medio ambiente; límites a la protección de la propiedad intelectual, para no desalentar la innovación; mejores prácticas como: capacitación constante y mejoría de salarios. Y sobre todo, regular el SISTEMA FINANCIERO, y evitar operaciones especulativas.

COMERCIO JUSTO: Los acuerdos de liberalización comercial tienen que superar los desequilibrios y asimetrías entre los países signantes. Acabar con el dumping y los aranceles arbitrarios; incorporar medidas que traigan beneficio a los trabajadores; y posibilitar el financiamiento productivo.

REDUCIR LA CARGA DE LA DEUDA: Muchos países en vías de desarrollo afrontan la disyuntiva entre pagar sus deudas o promover el desarrollo. Se requiere ayuda en forma de subvenciones, no como créditos. El FMI y el Banco Mundial deberían establecer reglas fáciles, ligadas básicamente a proyectos de desarrollo sustentable en los países pobres.

SUSTENTABILIDAD: La confrontación progreso-daño medioambiental puede renegociarse con la tecnología. Desligar la productividad de los recursos; reducir al mínimo el uso de hidrocarburos, sustituyéndoles por energías como la solar, eólica, hídrica; pero sobre todo la nuclear. E insistir en el cumplimiento del Protocolo de Kioto por todos los países. Además, reforestar, usar la geoingeniería, capturar carbono, para desmantelar el invernadero, etc.

No es fácil, pero un nuevo orden que haya tomado experiencia de esta crisis y prevenga sus efectos de largo plazo, implica empujar esta Agenda, juntar fuerzas progresistas en el mundo; lo otro es esperar la administración de la miseria.

*Consejero Nacional del PRD.

**Varias de estas ideas han sido planteadas, entre otros, por STIGLIZ, J. Cómo hacer que funcione la globalización. Taurus, México, 2006; PINKER, S. En defensa de la Ilustración. Paidós, México, 2019; ORTEGA, J. Reencuentro la izquierda y el liberalismo político. Porrúa, México 2019.

Número de vistas 13

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: lun, 26 Feb.

Lo último

Notas relacionadas