Dolores Colín.

Vivimos días inciertos en salud y economía. La emergencia sanitaria cada vez está más cerca de nosotros. Y ya no son solo los reportes que desde China, Italia, España y Estados Unidos, que son los países con mayor número de infectados y muertos. El escenario en nuestro país es preocupante, ya vimos escenas en las que familiares de un paciente que murió en una clínica a causa del Covid-19, agredió al  personal médico y de enfermería, y es que, el protocolo para estos casos es diferente para los servicios funerarios.

También, los medios de comunicación han reportado las agresiones que enfrentan los trabajadores de la salud en las calles, en el transporte público. Pero ellos son, como se les ha calificado, la primera línea de combate al coronavirus. El miedo y la poca información que tenemos de esta pandemia han provocado violencia contra ellos.

En Twitter, leí la crónica de una doctora que había tenido su primer guardia en el área de atención a pacientes con Covid-19 y reproduzco textual su experiencia “Ayer fue mi primer guardia en un área COVID en un hospital, y siento que si hubiera podido grabar un video de cómo es estar ahí cómo paciente, nadie saldría de sus casas. Ni de vacaciones, ni de peda a la casa del amigo, ni al mercado del Mar”. Este exhorto a acatar las disposiciones de sana distancia, es de un miembro la primera línea de atención médica, de esos hombres y mujeres a los que debemos agradecer su vocación de servicio.

En este momento, todavía no conocemos las dimensiones de los daños en materias sanitaria, económica y  social de la pandemia. Pero sí vislumbramos que se requiere también del apoyo tanatológico para atender el duelo de quienes pierdan a un familiar por los efectos del coronavirus. En estos casos no habrá funerales y la triste experiencia que nos transmitió el Padre PACO desde Galicia, él  sufre por no poder bendecir directamente a quienes pierden la vida y lo hace desde el exterior de hospitales.

Esta emergencia sanitaria nos pone pruebas en todos los ámbitos de la sociedad y todos debemos buscar diferentes formas de enfrentarla.

SUSURROS

  1. Bien y de buenas la está pasando la Financiera Crédito Maestro que dirigen Gerardo y Oliver Fernández, al ser reconocida como empresa socialmente por el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) por el trabajo que realizan a través de su Fundación OFEM que apoya a niños indígenas con becas y acceso a las tecnologías. Asimismo, el INAI otorgó la certificación a Crédito Maestro, por el buen manejo de datos personales. Las Sofomes serán un sector estratégico para enfrentar la pandemia, tan sólo en 2019 colocaron más de 300 mil créditos en 2019, para una cartera superior a los 76 mil millones de pesos.
  2. En Tequesquitengo, Morelos, se vivió como “vacaciones de Semana Santa” sin el menor protocolo por la emergencia sanitaria. Se rentaron casas sin importar el número de personas que las ocuparán. La renta de lanchas ocuparon el lago sin que las autoridades estatales, y municipales actuaran para evitar la prohibición por la contingencia.
Número de vistas 14

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mar, 25 Jun.

Lo último

Notas relacionadas