Carlos J. Pérez García.

Hace varios domingos, a principios de este mes de junio, estaba yo tranquilo tomando mi café antes de las 10 de la mañana frente al breve espacio del fresco balcón abierto. El sol ya les pegaba en forma lateral al edificio de enfrente y los grandes árboles allí, no en nuestro lado que al mirar al sur se mantiene más fresco en la primavera y el verano… aunque no me he podido asolear en este prolongado encierro.

En fin, escuchaba un quinteto de Boccherini para cuerdas, ‘Música nocturna de las calles de Madrid’, creo que lo llaman Pasacalle, cuando me entró una llamada al celular y me vino a la memoria algo de importancia que sucedió hace tiempo, o que igual lo soñé. En el 2004 la conocí en un evento: aún era soltera y no la traté mucho pero lo suficiente para darme cuenta de que no tenía ninguna ideología, sólo aspiraciones de subir en la escala social o laboral.

Pasaron los años y vinieron sus encuentros, a la vez que se reiteraron logros o frustraciones. Luego ellos renovaron esperanzas y alcanzaron sus principales objetivos, sin darse cuenta que ahora podría venir lo más difícil, lo peor.

No porque fuera ese día mi cumpleaños, pero el ambiente debía ser festivo… aunque tenía que esforzarme para lograrlo. Y la pasé bastante bien, por si estaban con el pendiente; sólo me quedé un poco intranquilo.

Hoy veo que interesa más el personaje mientras que los narradores estamos en la sombra. Se trata de una anécdota un tanto irónica, podríamos decir, y no exenta de metáforas… para seguir con las esdrújulas. Se cimbra ahora el coro de feligreses que hace años (2005-18) exigían cuentas al presidente y sus colaboradores, pero hoy se niegan a rendirlas ellos y descalifican a los medios o periodistas que los exhiben.

Igual, la compañera arremete contra instituciones que invitan a comediantes que son tan discriminatorios como el personajazo nacional (incluso éste pone más etiquetas a fin de descalificar adversarios). Todos muestran que “no es lo mismo ser borracho que cantinero”, y que son enormes sus incongruencias pues antes tenían quejas y soluciones… ahora sólo problemas.

Con serenidad, creo que es preferible no burlarse del personaje principal, ni tampoco insultarlo. Acaso sería cosa de pensarle cómo enfrentar mejor las broncas o problemas que ha agravado. Y habría que enfocarse en lo que sucede, no en las anécdotas de la “víctima”; esto significaría que dejemos a un lado sus escandalosas fallas y nos enfoquemos en el daño que producen sus malas decisiones y pésimos resultados, sobre todo en lo económico con desempleo y pobreza, al igual que en seguridad con masacres y atentados como el de ayer.

En vez de mostrarnos “Anti”, tratemos de ser “Pro” con una mejor alternativa… no tendríamos por qué plantearnos “sacar” a alguien sino construir una opción que tenga un apoyo más amplio e incluyente (hasta con los lopezobradoristas que se ubiquen en el “nuevo cambio”, el cual de ninguna manera será un “regreso” a algo y, aún menos, a la corrupción).

Confirmamos la terca realidad que, sin remedios a la vista, se convierte en estos meses en los que todo se va agravando (aludíamos al desempleo, la pobreza, el hambre, la enfermedad, la inseguridad y la corrupción), a la vez que coincidimos en que al personaje habrá que verlo más como un estorbo (peligroso) que en alguna medida nos aleja de los problemas y sus soluciones o alivios, sin considerarlo el actor central pues sus pleitos y escándalos terminan por engordarle el caldo. Ojo: Ignorarlo será mejor.

No habrá desarrollo estos años, pero tenemos que salir adelante. Da tristeza, claro, y en algunos casos enojo como en lo que se refiere a la ineficacia ante la pandemia. Ahora necesitamos cierto optimismo razonado y toda la alegría que podamos allegarnos.

No sólo estamos hartos de tanto encierro, sino que aún debe prolongarse, y demasiados mexicanos ya no lo van a cumplir: algunos para no empobrecerse más en este país en vías de subdesarrollo. Eso sí, la ideología será secundaria aunque muchos —de ambos lados— van a simularla y utilizarla.

[email protected]

@cpgarcieral

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio: USD

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas