¡Primero los ricos!

Ah-Muán Iruegas.

El abyecto aplauso del presidente de México a Donald Trump, durante su pasado viaje a la capital yanqui, es sólo la muestra más deshonrosa de la serie de zalamerías que el señor presidente López Obrador le prodigó a su par estadounidense, casi desde que llegó al poder.

“Se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto”- le dijo casi a rastras AMLO a Trump, en el jardín de rosas de la Casa Blanca. Pero eso no ha sido todo.

El presidente atentó contra la independencia de México desde hace cerca de un año, cuando cedió a las presiones estadounidenses por adueñarse de la política migratoria mexicana. A partir de que Trump amenazó a la 4T, 26 mil elementos de la Guardia Nacional “mexicana”, sirven a los intereses del presidente de los Estados Unidos: detener la migración hacia su país desde México, con un gobierno vasallo que realiza el trabajo sucio para ellos -el gobierno de la 4T.

La semana pasada, por su parte, durante su viaje, el presidente López Obrador, acompañado por una parte de “la mafia del poder”, es decir algunos de los hombres más ricos de México, fue convidada a una cena con la élite estadounidense de los negocios. Al parecer, pasaron una magnífica velada esta parte de los ricos de México, cenando –gratis- nada menos que en la Casa Blanca.

Entreguista, rastrero, el presidente de México dijo delante del presidente Trump, lo siguiente durante su visita:

“Quise estar aquí para agradecerle a su gobierno y a usted, Presidente Trump, por ser cada vez más respetuosos con nuestros paisanos mexicanos”.

Sin comentarios…

Pero a los pobres, a los mexicanos maltratados en los Estados Unidos, víctimas del racismo y la proverbial discriminación racial estadounidense, no hubo un minuto de atención para recibirlos, en la apretada agenda presidencial. A quienes fueron hasta fuera de la Casa Blanca, el mandatario simplemente los ignoró. Luego, mencionó el tema en su discurso en el jardín, sin consecuencia alguna para la población migrante.

Pero la cena no fue para todos los mexicanos ricos. Sino que AMLO al parecer quiere construir una nueva mafia, afin a su sexenio. En la lista de invitados, al parecer habrá “nuevos ricos”. Veamos.

Además de los funcionarios de la 4T, presidente incluido, fueron invitadas al menos once personas/empresas a esa cena, a quienes se concedió el privilegio de departir con el presidente de los Estados Unidos.

Asistentes a la cena, fueron los siguientes empresarios conocidos, más algunos “repentinos” invitados:

1. Carlos Slim de Grupo Carso, “el Fidel Velázquez” de los empresarios. Todos los presidentes lo protegen, desde Carlos Salinas de Gortari. Su asistencia a la cena, muestra que ya ha llegado a algún tácito o explícito acuerdo de convivencia con AMLO.

2. El compadre de AMLO, Miguel Rincón Arredondo. Primer compadre del país, dueño de la empresa Biopapel y quien ya protagonizó un escándalo cuando se descubrió que fue “ganador” de la licitación para vender el papel de los libros de texto gratuitos para la 4T. Hasta que no lo descubrieron, la operación iba viento en popa; luego se retiró.

3. Bernado Gomez, de Televisa. En su casa fue a cenar hace dos años AMLO con Jared Kushner el yerno de Trump. Se ha dicho en los corrillos que Gómez, la semana pasada no solo recibió invitación de AMLO, sino otra invitación a la misma cena, por parte de la mismísima Casa Blanca.

4. Ricardo Salinas Pliego, de TV Azteca. Podemos suponer que Banco Azteca gestionará los programas sociales de AMLO, para ayudarle a ganar las elecciones del próximo año.

5. Carlos Hank, de Banorte. Si sigue los pasos de su abuelo, a cambio de ir a la cena Banorte podrá hacer favores o negocios con Morena, como antes hacía Carlos Hank González con el PRI.

6. Francisco González Sánchez, del Grupo Milenio. Al invitarlo, AMLO pudiera estar buscando comprar la lealtad o la “buena disposición” de algunos medios de comunicación.

7. Olegario Vazquez Aldir, de Grupo Imagen y Excélsior. Refiérase al punto 5 (además de que ese grupo empresarial posee también hoteles y hospitales).

8.Daniel Chávez, del grupo Vidanta, una de las empresas consentidas de este sexenio. Supervisor honorario de tren maya y con inversiones en los hoteles Mayan Palace. Se estima que Chávez asegura el apoyo empresarial al proyecto del tren presidencial.

9.Marcos Shabot, de la empresa Arquitectura y Construcción, despacho que desarrolla obras. Es uno de los dirigentes de la comunidad judía en México, con inversiones en la capital mexicana. Posible contribuyente a la probable campaña presidencial de Claudia Sheinbaum; la propia invitación a Shabot puede hacer pensar que la candidata presidencial de AMLO –lo que su corazón quiere- es la jefa de gobierno de la CDMX para candidata presidencial de Morena en 2024.

10. Carlos Bremer. Director del Grupo Financiero Value. Maneja al parecer fondos de inversión de casas de cambio.

11.Patricia Armendariz Guerra, de Fincanciera Sustentable. Empresaria de mediano calibre, quien tiene el honor de haber comunicado por la radio, los pormenores de la velada. Es decir, es la chismosa del cuento.

La pregunta que todo el mundo puede hacerse es: ¿a cada uno de los invitados le tocó una “rebanada” del pastel que se ofreció en la cena de la Casa Blanca? ¿de qué tamaño fue la rebanada de cada uno?

La persona que coordinó la asistencia de los empresarios en la cena de la Casa Blanca, de acuerdo con lo que informó la embajadora mexicana en tierra yanqui, resulta ser mi madrastra, Susy Iruegas. Ella tiene experiencia trabajando en organización de eventos sociales para los ex dueños de Banamex, Alfredo Harp y Roberto Hernández. Organizó anteriormente fiestas para la élite mexicana, como la de un cumpleaños de Raúl Salinas de Gortari, de quien ella era amiga desde niña, lo mismo que de su hermana Adriana Salinas. De manera que si el salinismo o el propio

Carlos Salinas de Gortari –a quien también ella conoce- busca saber sobre qué ocurrió en la cena de la Casa Blanca, en ella tiene un contacto “de confianza”.

Como vemos, tan solo de la multicitada cena, se pudieran obtener jugosos beneficios…

Durante la cena, algunos de los empresarios invitados, tuvieron incluso oportunidad de hacer uso de la palabra. Todo, gracias a que AMLO los llevó como sus acompañantes. Con lo cual tenemos que AMLO, en lugar de pensar primero en los pobres, a la hora buena decidió olvidar su eslogan de campaña (¡primero los pobres!) y mejor congraciarse con la élite de su país y permitirle que amplíe sus horizontes, acercándose a la principal élite de negocios del mundo: la élite estadounidense.

Lo que ocurrió en resumen, es que AMLO y su pandilla intercambiaron las demandas de sus ciudadanos pobres (los migrantes mexicanos) a cambio de las demandas de los mexicanos ricos, la “minoría rapaz” de México al estilo 4T, llevándolos a departir con su contraparte de empresarios estadounidenses, mucho más rapaces y mucho más ricos que los mexicanos, aunque tal vez igual de ambiciosos.

A pesar de todo esto, el 99% de los estadounidenses es más pobre que uno de los invitados a la cena: Carlos Slim.

AMLO mismo calculó que era preferible una ronda de genuflexiones durante la visita ante su amo, Donald Trump, antes que soportar su ira. La economía mexicana no puede aguantar sin la cooperación estadounidense.

Los aplausos del presidente mexicano a Donald Trump, fueron un exceso indigno. E insultante para con el pueblo de México. Que no olvida que, por ejemplo, los agentes de la Border Patrol han matado a mexicanos, no a tiros, sino pateándolos entre varios agentes, hasta morir…

En su viaje a Washington, “Nuestro Presidente” decidió olvidar a la comunidad mexico-americana, que alcanza ya un total de 35 millones de personas. Y en lugar de pensar en ellos, se puso a aplaudir al presidente Donald Trump, cual a una corista de zarzuela.

AMLO los vendió –a los migrantes. Le importó poco que con su visita esté ayudando a que las elecciones presidenciales de noviembre, las gane un racista como Donald Trump.

AMLO mostró deslealtad no sólo para con su patria, sino también con el pueblo de los Estados Unidos, por intervenir de modo ruin en favor de un racista. Y con el pueblo de México también fue desleal, al poner su grano de arena para que un racista como Trump gane las próximas elecciones de nuevo… y siga hostigando a la población migrante mexicana en los Estados Unidos.

Pero AMLO y su Club de Ratas hoy gritan, acaso para sus adentros: “¡Primero los ricos!”

 

(Visitado 140 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio: USD

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas