Terminó el sorteo más caro en la historia de la Lotería Nacional… ¡y no salió el avión!

Ernesto Zavaleta.

En San Lázaro entraron 2 mil 70 millones por venta de cachitos, se pagaron dos mil millones de premios, quedaron 70 millones, ¡vaya negocio! Esperamos otra rifa en 2021. Es cuanto.

Vamos a vender el avión, es un exceso y una burla del gobierno de un país pobre, eso dijo más de 200 veces en su campaña electoral y en las “mañaneras” el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Urgía ese sorteo al Presidente.

Incluso hubo una cápsula de video y una “mañanera” completita y exclusiva en la que se advirtió “hoy nada más vamos a hablar del avión y de la rifa” para promocionar el sorteo y acrecentar la indignación del “pueblo bueno y sabio” ante tan “faraónica” adquisición.

Luego casi 650 millones de pesos –por pagos de abonos y mantenimiento- y dos años después por fin se rifo el avión. Este 15 de septiembre 100 afortunados ganadores, entre ellos una guardería, una secundaria y cuatro hospitales, ganaron 20 millones de pesos cada uno.

Y así terminó una de las campañas mediáticas de un tema presidencial, sin resolver el problema de fondo, el avión ahí sigue, hay que seguir pagando abonos de casi 300 millones de peso al año y mantenimiento que ronda los 30 millones anuales. Y sigue en venta… A ver si no lo vuelven a rifar en 2021.

Rifa en la que el gobierno gastó 430 millones 525 mil 500 pesos más que lo recaudado en la venta total de “cachitos”.

A partir de las 4 de la tarde en el salón de sorteos de la Lotería Nacional la secretaria de Gobernación abrió la ceremonia donde reitero “lo recaudado será para reforzar el sistema nacional de salud”, y ante menos de 50 espectadores presenciales se dio el número 5.349.161 primer ganador.

Así empezó el sorteo más caro en la historia de la Lotería Nacional.

En comparación al efectuado este 15 de septiembre un Sorteo Magno, semanal, como el del 18 de septiembre de este año, emite 60 mil números, el uno por ciento de los 6 millones de “cachitos para el avión”, en el normal cada número se repite 40 veces en 2 series con 20 boletos cada una, para el avión cada boleto era un número.

El “cachito” del magno cuesta 40 pesos, no 500 pesos, toda la serie de 20 boletos cuesta al participante 800 pesos, 300 peros menos que un boleto para el avión; si gana el premio mayor cada “cachito” se llevará el 18 de septiembre 425 mil pesos, cada serie ganadora gana 8 millones 500 mil pesos.

Lo máximo es comprar las dos series del número premiado y ganar 17 millones de pesos, no 200 millones como en la del avión, y en el Magno semanal hay otros 700 premios directos y 12 mil 196 reintegros (que son los que coinciden en su cifra final con la del premio mayor). Lo mejor, se vende en promedio el 80% de los cachitos.

Así, en medio de vidrieras rotas, alfombras gastadas, equipos de cómputo obsoletos, compresoras de aire remendadas, y esferas medio soldadas –pues no se han autorizado los 29 millones de pesos que solicitó Lotenal para comprar 14 máquinas para sorteos- llegó, a casi tres horas despés de iniciada la ceremonia, el último número ganador de la rifa del avión.

Primer ganador de la rifa el, casi tres horas después se dio al último número ganador, el 5770061.

Hora de hacer cuentas:

Se vendieron 4 millones 140 el 69%, según la propia Lotenal, de los 6 millones de cachitos con un total de ingreso 2 mil 70 millones de pesos; se pagarán 100 premios de 20 millones cada uno para un total 2 mil millones de pesos. Quedó una “ganancia” de 70 millones de pesos.

Sin embargo, el gobierno federal a través del El Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado pagó los dos mil millones de pesos de los premios, la misma dependencia aportó 500 millones de pesos, de lo decomisado en un fraude al Infonavit, para comprar un millón de “cachitos” el 7 de septiembre pasado, cuando ya se veía el fracaso del sorteo.

Hasta ahí el gobierno carga con un gasto de dos mil 500 millones de pesos.

El Instituto Nacional de Salud y Bienestar (Insabi) gastó otros 525 mil 500 pesos para repartir mil 51 boletos a 951 hospitales del IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud, Marina, Defensa Nacional y Pemex, de todo el país que atienden a pacientes con COVID-19.

El gasto gubernamental en la rifa del avión aumenta a dos mil 500 millones 525 mil 500 pesos, frente a los dos mil 70 millones que se recaudó de la venta de “cachitos”, es decir el gobierno federal gastó 430 millones 525 mil 500 pesos más que la venta total de “cachitos”.

Y las cuentas empeoran si tomamos en cuenta que a pesar de tanto ruido… el avión no saló, sigue en su hangar.

El avión Boeing 787-8TP-01, que lleva el nombre de José María Morelos y Pavón, a disgusto del Presidente, costó en 2012 alrededor de 218 millones de dólares, con una cotización de 21 pesos por dólar, serían 4 mil 578 millones de pesos, el doble de lo recaudado en la rifa.

Y sigue vigente el contrato de compra, que es de 6 mil 940 millones 689 mil 887 pesos a cubrir en pagos a 15 años, abonos de los cuales en dos años el gobierno de AMLO pagó 563 millones 960 mil 740 pesos, más 78 millones 501 mil 613 pesos de mantenimiento, almacenaje, refacciones, y demás etcéteras, para un total desembolsado en 2019 y 2020 de 642 millones 462 mil 353 pesos.

Pues sí, debe invertirse lo “obtenido” en la rifa en el sector salud, pero ¿de dónde saldrá el dinero?

Ni en popularidad hubo triunfos en esta rifa del avión.

Según Andrés Manuel López Obrador en una reunión con 70 empresarios éstos compraron, comprometieron a hacerlo, 3 millones de boletos para la rifa cuyo costo fue de mil 500 millones de pesos, el 50% del total de boletos en venta, y el 72% de los cachitos vendidos. Y siguen sin ser escuchados por el Presidente.

El Insabi repartió un millón mil 51 ”cachitos”, es decir, compró el gobierno federal el 16.66% de la oferta de boletos, y adquirió el 24.15% de los vendidos que repartió a hospitales, escuelas y guarderías.

Entre sindicatos, delegaciones, oficinas de gobierno, diputados, senadores, simpatizantes de Morena y público en general compraron 140 mil de los 6 millones de cachitos, es decir el 2.33% del total de cachitos en venta, y el 3.38% de la venta total.

Invirtieron 500 millones de pesos para un millón de cachitos que compraron con dinero de gobierno.

Vaya negocio que resultó la rifa del avión.

San Lázaro ¿no hubiera sido más rentable económica y socialmente para el país, y electoralmente para AMLO, dar directamente los dos mil 500 millones 525 mil 500 pesos al sector de salud?

(Visitado 252 veces, 2 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio: USD

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas