AMLO no reconoce a quien será su socio

Alejandro Rodríguez Cortés

Alejandro Rodríguez Cortés*.

Es obvio que el presidente Andrés Manuel López Obrador le apostó a la continuidad de Donald Trump en la Casa Blanca. A su extremo e incluso sumiso cuidado para llevar la relación bilateral sumó una obsequiosa visita a Washington, cuyas imágenes fueron inmediatamente usadas políticamente por la campaña reeleccionista del impresentable magnate en busca del afecto de millones de votantes de origen mexicano.

Las concesiones migratorias, la negociación apresurada de un tratado comercial que fuera del agrado de Trump, el silencio sobre las declaraciones antimexicanas, los oprobiosos silencios ante la exigencia de pagar un muro fronterizo, podrían explicarse por la importancia que tiene para México la compleja relación bilateral con su vecino del norte.

Más aún, el tsunami de la peor crisis que ha azotado y aún tiene en recesión a la economía mexicana elevaba la apuesta: nuestro país necesitaba, necesita el empuje productivo estadounidense para aspirar a la recuperación y a evitar que éste sea un sexenio perdido en cuanto a crecimiento.

Todo eso lo sabía López Obrador y por eso rompió su viejo axioma de que la mejor política exterior es la política interior, por lo menos en cuanto a Estados Unidos se refiere.

Resulta por ello sorprendente e inexplicable que el presidente de la República regateé un mensaje de felicitación a quien será su poderosa contraparte justamente durante los cuatro años que le quedan al gobierno de la mal llamada Cuarta Transformación.

El triunfo electoral de Joe Biden y de Kamala Harris conmovió a un mundo que sin duda será mejor sin Donald Trump en la Oficina Oval. Y el mundo reaccionó con carretadas de reconocimiento al que será el presidente número 46 de los Estados Unidos de América y a quien se convertirá en la primera mujer en ocupar la Vicepresidencia, más aún con posibilidades de suceder a un hombre de casi 80 años de edad.

La humanidad celebró ciertamente más la salida de Trump que la llegada de Biden, pero los jefes de Estado y de Gobierno de decenas de países hacen política y diplomacia, sobre todo si se trata del país más poderoso del mundo.

Pero esa no es la lógica del líder de un México que comparte miles de kilómetros de frontera con aquella nación, que depende abrumadoramente de su marcha económica, que es su principal socio comercial, que representa por sí solo casi el 15 por ciento del intercambio de bienes y servicios norteamericanos y que recibe miles de millones de dólares de remesas de migrantes que residen al norte de su frontera.

La apuesta de AMLO por el TMEC sigue viva sin Trump e incluso trasciende la posición más proteccionista de Biden y Harris. Estados Unidos seguirá siendo nuestro socio, y Biden la contraparte.

Por eso me resulta inverosímil que el acuerdo político Trump-López Obrador sobrepase la claridad de un triunfo electoral que si bien habrá de formalizarse jurídicamente, es un hecho que el mundo entero está blindando de las locuras trumpianas con cientos de mensajes de bienvenida a los nuevos huéspedes de la calle de Pensilvania, en Washington.

Apelar a los formalismos del proceso y sugerir que es un caso parecido al de las elecciones mexicanas de 2006 es otra ocurrencia desproporcionada del presidente de México. Y ominoso es compartir un lugar en la lista de quienes no han reconocido a Biden: Rusia, Turquía y Brasil.

Habrá consecuencias de esta necedad. Pronto sabremos de qué tamaño serán.

 

*Periodista, comunicador y publirrelacionista

@AlexRdgzCo

(Visitado 51 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: sáb, 1 Oct.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Mamá de Heidi: un mes de dolor

Francisco Garfias.  Cristina Araceli Pérez Rodríguez, 25 años, es la mamá de Heidi, una niña de cinco años asesinada presuntamente por militares de gatillo fácil. 

Inflación llega a 8.62% en México

Fernando A. Mora Guillén.  Inflación llega a 8.62% en México. EE.UU. confirma retroceso de su economía en un 0.1% en el segundo trimestre. México evita

Miedos

Carlos J. Pérez García. Me da tristeza, aunque igual se vuelve un reto. Sí, vivir tranquilo era más fácil hace años, pero las cosas se